Público
Público

Mark Billingham y Andy Oakes traen a Barcelona la tradición inglesa de novela negra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los escritores británicos Mark Billingham y Andy Oakes han traído hoy a la Semana de Novela Negra de Barcelona la tradición anglosajona del género, el último eslabón de una genealogía que arranca con Conan Doyle y Agatha Christie.

Billingham ha llegado a Barcelona con la séptima entrega de la serie que protagoniza su detective Tom Thorne, "Bajo tierra" (Editorial Algaida), un libro con arranque explosivo para, como ha dicho el propio autor en una entrevista concedida a Efe, "atrapar al lector ya desde las primeras páginas".

"Bajo tierra" arranca con el secuestro de un adolescente, pero poco a poco el lector va adentrándose en otra trama confluyente: Tom Thorne debe investigar contrarreloj en el pasado, pues el padre del joven es inspector jefe de la Policía y se hace necesario hurgar entre los casos resueltos por el padre.

Billingham confiesa que con siete libros a sus espaldas aún no se he cansado del personaje, porque todavía sigue descubriendo cosas de él, y añade: "El día que se convierta en predecible, dejaré de escribir sobre Thorne".

No cree que Thorne sea un personaje que lleva una vida autónoma respecto a su autor, si bien recuerda: "Próximamente se convertirá en serie de televisión y entonces tendrá un rostro, que será conocido por el público y los lectores, y a partir de ahí mi personaje comenzará a existir sin mí, y eso es algo que da miedo pero resulta interesante al mismo tiempo".

Para Billingham, el género negro, como demuestra la reciente irrupción de los autores nórdicos, "está en constante cambio" y reflexiona con que "cada escritor actual tiene una deuda con otro anterior".

En su caso, se siente "heredero de las damas del crimen Ruth Rendell y P.D.James, y esta última, a su vez, procedía de Agatha Christie; y en otros ejemplos pasaría lo mismo, como con el detective Harry Bosch de Michael Connelly, que no tendría sentido si no hubiera existido antes Philip Marlowe".

Para confirmar esa idea de género en eterna evolución, Billingham predica con el ejemplo y anuncia la creación de una trilogía de novela negra infantil, protagonizada por un grupo de jóvenes perseguidos que en su huida por Europa viajan a Londres, París, Madrid, Sevilla y Marruecos.

Andy Oakes, que ha llegado a Barcelona con "El primer ciudadano" (Alianza), practica por su parte una novela negra más política, algo que el lector ya descubre en los hasta ahora dos primeros libros de una serie protagonizada por un detective chino, Sun Piao, secundado por su ayudante, Yaoband.

"Situar las novelas en China arranca de una estancia de dieciocho meses en aquel país", que despertaron "no sólo un interés por su territorio, sino también por su política", y agrega: "Si yo fuera un escritor inglés escribiendo sobre Nueva York, seguramente no tendría ningún interés ni para mí ni para el lector", ha dicho a Efe.

No cree Oakes que la ubicación de la novela en China pueda resultar una dificultad especial para los lectores: "Una vez que se acostumbran a los nombres y los topónimos, se interesan entonces por la cultura que subyace en el texto y por el argumento".

En la actualidad, Oakes ya está escribiendo la tercera entrega de Sun Piao y está trabajando en la cuarta, y, "en paralelo", prepara "otro thriller sin este protagonista, que estará ambientada en Cuba", con lo que de nuevo, aparece su "fascinación por los regímenes socialistas o comunistas".