Público
Público

Markovitch siguió con su Plata la buena sintonía entre Berlín y Latinoamérica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La directora argentino-mexicana Paula Markovitch se sumó hoy, con el Oso de Plata a la mejor contribución artística por "El premio", a la buena onda entre Latinoamérica y la Berlinale, que repartió asimismo galardones entre los argentinos Marco Berger y Gustavo Taretto.

El filme de Markovitch, que lanza una visión literaria plasmada en cine los estragos de la dictadura Argentina, obtuvo el Oso de Plata ex aequo a su cámara, Wojciech Staron, y su diseñadora, Barbara Enriquez.

La directora, nacida en Buenos Aires y afincada en México, acudía al festival con una producción de procedencia algo dispersa -México, Polonia, Alemania y Francia-, filmada en San Clemente de Tuyú (Argentina) y apuntalada en una mujer -Laura Agorreca- y su hija de siete años -Paula Galinelli Hertzog-.

El filme discurre entre una casa en medio de unas dunas azotadas por el viento, y una escuela destartalada, con una pequeña que debe responder a quien le pregunte que su papá vende cortinas en Buenos Aires, cuando la realidad es que está huido.

El filme de la niña que escribe una redacción escolar sobre qué es el ejército y, para horror de su madre, gana el premio de la escuela, cautivó al jurado presidido por la actriz y directora italiana Isabella Rossellini.

Los máximos éxitos fueron para el director iraní Asghar Farhadi, cuyo filme "Jodaeiye Nader az Simin" ("Nader and Simin. A Separation") ganó el Oso de Oro y los de Plata al conjunto de sus actores, así como para el veterano húngaro Béla Tarr, con el Especial del Jurado a "A Torinoi Lo" ("The Turin Horse").

La Plata al filme de Markovitch recompensa el trabajo de esa realizadora, que debutaba en la dirección tras haber sido guionista de "Lake Tahoe", el film del mexicano Fernando Eimbke que, en 2008, ganó el premio Alfred Bauer del festival.

Junto a ese galardón del jurado oficial, se fue asimismo con premio de Berlín el argentino Berger, que ganó la 25 edición del "Teddy" dedicado al cine de temática homosexual con su segundo largometraje, "Ausente".

"Medianeras", de su compatriota Taretto, quedó segunda -tras "También la lluvia", de la española Icíar Bollaín- en la votación del público a los filmes de la sección Panorama, mientras la chilena María José San Martín recibió un premio del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) por el cortometraje "La ducha".

La 61 edición de la Berlinale tenía una profusa representación de cine latinoamericano. Sólo a concurso había dos títulos -"El mundo misterioso", del argentino Rodrigo Moreno, junto a Markovitch-, a lo que se sumaba la representación en Forum, Panorama y Generation.

La presencia latinoamericana se extendía por todas las secciones y ciclos -incluido el Cine Culinario, donde se mostró "El camino del vino" del argentino Nicolás Carrera-, mientras que en Co-Production Market acudieron sus compatriotas Lucía Puenzo y Martín Desalvo.

Con ello se perpetuó la buena sintonía entre la Berlinale y Latinoamérica, que tomó fuerza en 1998 con el Oso de Oro a la brasileña "Central do Brasil", de Walter Salles, y se ha acentuado desde que Dieter Kosslick asumió la dirección del festival, en 2001.

A lo largo de la llamada "era Kosslick", el cine latinoamericano ha acumulado premios y ganado presencia en la Berlinale.

La argentina Lucrecia Martel ganó el premio a la opera prima con "La ciénaga" ese 20001. Siguió, en 2004, "El abrazo partido", de su compatriota Daniel Burman, Gran Premio del Jurado y Oso de Plata al actor Daniel Hendler.

Dos años después "El Custodio", de Rodrigo Moreno, obtuvo el Alfred Bauer y, al siguiente, "El otro", del argentino Ariel Rotter, ganó el Premio del Jurado y la Plata a su actor Julio Chávez.

En 2009, "Gigante", de Adrián Biniez, acumuló el Gran Premio del Jurado, el Alfred Bauer y el de mejor opera prima, mientras la peruana Claudia Llosa lograba el Oso de Oro con "La teta asustada".

Varias de estas producciones ganadoras, como la de Llosa y ahora Markovitch, contaron con la ayuda previa del fondo World Cinema, creado por la Berlinale para apoyar el cine de Latinoamérica, África y Oriente Medio.