Público
Público

Marlaska eleva a 32 el número de encarcelados de Segi

Ainara Bakedano fue detenida el miércoles cuando acudía a entregarse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska dictó ayer el ingreso en prisión de un nuevo dirigente de Segi. Se trata de Ainara Bakedano Cuaresma, responsable en Navarra de la organización ilegalizada, acusada de formar el entramado de apoyo a ETA.

Bakedano fue detenida la víspera a 50 metros de la Audiencia Nacional, cuando acudía a entregarse. Sobre la joven pesa la acusación de integración en organización terrorista, una vez que el magistrado la considera una de las siete personas que dirigían la organización juvenil.

Según el auto del juez, Bakedano participó en al menos cinco reuniones del máximo órgano de dirección de Segi entre junio y noviembre del presente año. Su vinculación a la organización juvenil de ETA, según el juez, es 'pública y notoria', informa Europa Press. Tras esta decisión del magistrado se eleva a 32 el número de miembros de la organización juvenil que han sido encarcelados tras la redada del pasado 30 de noviembre. Sin embargo, aún están huidos seis de sus dirigentes.

Marlaska considera que Segi es 'un tentáculo de ETA', que es 'utilizado de forma estructurada cuando conviene a la banda' y que se ha convertido en 'una auténtica academia terrorista'.

La operación antiterrorista comenzó a gestarse tras la incautación de varios documentos al último 'ideólogo' de ETA, Ekaitz Sirvent, detenido en abril de 2008 en una estación ferroviaria de París. Entre los documentos que le fueron incautados figura uno, con el título La organización de la revolución juvenil en Euskal Herria, en el que se analiza la situación de la organización y que es considerado por el juez como una directriz para la actuación de Segi.

En ese documento, Sirvent insta a Segi a 'fagocitar' cualquier movimiento juvenil de 'similares características', tal como hizo el Movimiento de Liberación Nacional Vasco con otras organizaciones de País Vasco y Navarra, ya fueran ecologistas, antisistema o juveniles. Y lo hizo, añade el juez, 'por las buenas o por las malas'.