Público
Público

Márquez admite que está a punto de cerrar su renovación con el club de su vida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El central mexicano Rafael Márquez (Zamora de Hidalgo, 1979) ha asegurado hoy que su renovación con el Barça, el club de su vida, está a punto de concretarse, con lo que podría alcanzar en número de partidos al holandés Phillip Cocu, que con 292 es el extranjero que más veces ha vestido la camiseta azulgrana.

En unas declaraciones a los medios del club catalán, Márquez ha explicado que la renovación, inicialmente para las dos próximas temporadas, "está cerca" de producirse y que únicamente "es cuestión de cerrar una fecha para poderla resolver".

En su séptima temporada como barcelonista, club al que llegó en el verano de 2003, Márquez se ha convertido en el décimo jugador extranjero que más partidos ha jugado. Con 227, acaba de superar a Michael Laudrup, y espera convertirse en el extranjero con más partidos como azulgrana de la historia.

Por ello, Márquez admite que el Barça es el club de su vida. "Indudablemente, es en el equipo que más tiempo he estado. En México no estuve tanto tiempo y en Mónaco, tampoco. Aquí es donde estoy haciendo mi vida, donde me encuentro muy a gusto, no querría cambiar de aires. Estoy feliz y contento", ha dicho.

Llegado en el verano de 2003 procedente del Mónaco, Márquez fue uno de los primeros fichajes del Barça de Laporta. El mexicano dice que en estos años ha mejorado y sabe aguantar más la presión, así como ha definido más su estilo de juego.

Asegura que ha mejorado en cuanto no es tan confiado en algunas situaciones del juego y que ha mantiene la tensión durante todo el partido. "En todo caso, he aprendido más cosas de las que me faltaban", ha dicho.

Responsables de esa evolución son los dos entrenadores que ha tenido en el Barça, Frank Rijkaard y Josep Guardiola. Sobre el holandés, Márquez ha destacado su sencillez "en la manera de ver" el fútbol.

"Esa tranquilidad que él daba. De saber que él estaba allí. Con su sola presencia imponía su respeto. Y aprendí a tener esa tranquilidad que él tiene", ha dicho.

En cuanto a Guardiola, Márquez destaca que le dio "toda la confianza" para seguir en el Barça y gracias a él, el mexicano recuperó el nivel que tenía anteriormente.

"Me he sentido con más confianza y con más responsabilidad en el equipo y afortunadamente las cosas salieron bastante bien. Gracias a la actitud, a la mentalidad y al estilo de juego que impone me ha ayudado bastante para mantenerme", ha insistido.

En el plano negativo están las lesiones, que seguramente han impedido al central lucir todavía más. Márquez recuerda que desde siempre ha sufrido lesiones musculares, a pesar de que trata de trabajar para prevenirlas.

"Lamentablemente así es mi cuerpo, así soy yo. Tomo todas las medidas, pero a veces es el cuerpo el que decide. Uno no puede controlar eso", ha dicho.

Al respecto recordó que en febrero de 2008 sufrió un edema óseo en el pie, durante un partido ante el Celtic Glasgow, una lesión similar a la que sufre en la actualidad el madridista Cristiano Ronaldo y que le mantuvo un mes y medio de baja.

Márquez ha explicado que es una lesión complicada. "Intentaba todas las medidas para poder jugar pero era casi imposible. Aparte porque era el pie con el que chutaba, con el que hacía prácticamente todo y eso me impedía poder entrenar. Incluso a veces hasta caminar. Espero que la gente lo llegue a entender y que no quede ninguna duda", ha asegurado.

Con vistas al futuro, el central ha admitido que no se cierra la puerta a jugar como pivote defensivo durante el próximo mes de enero, puesto que Touré Yayá y Seydou Keita deben disputar la Copa de África y Guardiola necesitará cubrir esta posición con otro futbolista.

El mexicano ha recordado que con Rijkaard ya jugó en esta posición. "La conozco bien. Algún partido he jugado con Guardiola. Yo quiero tener la oportunidad de jugar en este equipo, en cualquier posición, me daría igual. Desde luego que, si me lo pide el entrenador, trataré de hacerlo lo mejor posible", ha insistido.