Público
Público

Los marroquíes de Madrid están en peligro de exclusión

Este colectivo se ha integrado mejor en Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El colectivo de inmigrantes marroquíes de la ciudad de Madrid se encuentra al borde de la exclusión social. Una situación que se agrava al compararla con la de Barcelona, donde se encuentran perfectamente integrados.

En la capital madrileña, según un estudio sobre la inmigración de la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS) presentado el miércoles, el colectivo marroquí aparece 'notablemente aislado del conjunto de la sociedad', una circunstancia que les coloca 'en claro riesgo de exclusión social'.

El colectivo está 'aislado del conjunto de la sociedad'

Varios factores avalan esta conclusión. Por un lado, los marroquíes en Barcelona tienen una probabilidad hasta seis veces mayor que los de Madrid de colaborar con alguna asociación. En concreto, sólo el 6% de los marroquíes madrileños participa en algún tipo de asociación deportiva, religiosa, cultural o social, frente al 37% de los barceloneses. Unos bajos niveles que 'apuntan a la posible existencia de preocupantes pautas de aislamiento social', según el estudio.

Otro de los factores que explica este riesgo de exclusión surge del análisis de la procedencia de los miembros de su red social. En Barcelona, son tantos los miembros de este colectivo que se integran en grupos de origen exclusivamente marroquí (42%) que los que tienen amistades de procedencia mixta (marroquíes, españoles y otras nacionalidades).

En Barcelona, el 26% tiene pareja no marroquí; en Madrid, el 3%

Sin embargo, en Madrid, sólo el 7% de los marroquíes se integra en redes sociales de procedencia mixta, frente al 90% que sólo se relaciona con sus compatriotas.

Además, en función de la procedencia de su pareja, los marroquíes de Barcelona son más proclives a las relaciones mixtas. Uno de cada cuatro tiene una pareja de origen español (17%) o de diferente origen al suyo (9%). En cambio, en Madrid no se encontró ninguna pareja mixta entre marroquíes y españoles entre los más de 1.000 encuestados, y sólo un 3% tenía parejas de distinta procedencia.

Para una de las autoras del trabajo, Laura Morales (Universidad de Manchester), estas diferencias se explicarían, en parte, por las 'distintas políticas encaminadas a favorecer la integración que ponen en marcha en Barcelona y en Madrid'. Según Morales, en la capital catalana 'las políticas locales sistemáticamente evitan diferenciar entre nacionalidades a toda costa'. En cambio, en Madrid, las distintas iniciativas políticas o sociales 'del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid son más proclives a identificar el origen nacional de los inmigrantes', asegura Morales, como es la creación de centros de atención por nacionalidades.

En el artículo, titulado La incorporación cívica de la población de origen inmigrante en Barcelona y Madrid, se compara los niveles de integración de la población inmigrante de origen marroquí, ecuatoriano y andino en ambas capitales, pero sólo los datos referidos a los originales del país magrebí muestran una disparidad importante.

Además, este trabajo muestra que los marroquíes de Barcelona sienten más apego por esta ciudad que por su país. Paradójicamente, este dato explicaría que este colectivo se sienta especialmente discriminado en Barcelona. 'Su percepción de ser discriminados es mayor porque sus expectativas son mucho más elevadas; esto sucede cuando el discurso de acogida no se refleja tanto en su realidad cotidiana', asegura Morales.