Público
Público

Marruecos asfixia la movilización popular

Los convocantes de las manifestaciones sufren acoso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Empezaron con insultos desde teléfonos ocultos y ya me han amenazado de muerte', explica Osama el Jalifa, uno de los organizadores de la protesta contra el Gobierno que se ha convocado a través de Facebook para el 20 de febrero. No es el único; este joven desempleado explica a Público que todos sus amigos 'están también amenazados'.

Las autoridades de Marruecos están empezando a mostrar nerviosismo ante las concentraciones convocadas a través de las redes sociales y los vídeos en internet de jóvenes que reclaman una constitución democrática y llaman a manifestarse por ello. Se extiende el miedo a la posibilidad de contagio de las revueltas de Túnez y Egipto, y esa parece ser la principal causa de las amenazas y el creciente acoso del que son objeto algunos blogueros marroquíes.

Las miles de visitas al vídeo de YouTube en el que El Jalifa convoca la marcha del día 20 han sentado muy mal al Gobierno. 'Han querido que nos veamos cara a cara y, como me he negado, me han amenazado de muerte. También el wali [gobernador] de Rabat ha llamado a mi padre y le ha preguntado qué quiere para que esto pare', explica el joven.

Agadir, Fez, Tánger y Rabat han sido escenario de las manifestaciones que se extienden por Marruecos. Bajo el lema de la solidaridad con egipcios y tunecinos, los ciudadanos aprovechan para protestar por la carestía de la vida y reclamar una constitución democrática. Algunos han ido aún más lejos: estudiantes de la Universidad Mohammed Bin Abdullahde Fez han coreado consignas muy duras equiparando la situación de Marruecos con la de Túnez antes de la revolución que derrocó a Ben Alí. El resultado fue que esta protesta acabó con 30 heridos.

Los primeros intentos de protesta en Marruecos han sido disueltos por las fuerzas de orden público, pero ahora se han organizado por internet y ya es difícil detener la movilización. Hoy mismo está prevista una sentada convocada también a través de Facebook, en la avenida Mohamed V, la principal arteria de Rabat, donde se encuentra el Parlamento.

'El acto del 20 de febrero no es una manifestación de protesta, es algo más'

'El acto del 20 de febrero no es una manifestación de protesta, es algo más, es un movimiento', explica MontasserDrissi, uno de los jóvenes estudiantes que trabajan en su organización. El sindicato Unión Marroquí del Trabajo, los estudiantes de la Universidad de Rabat y los jóvenes titulados en paro son los próximos objetivos del movimiento. 'Queremos hablar con ellos, no de política, sino de cambios sociales', explican desde la organización.

Conocer la repercusión de la convocatoria es difícil, porque muchos jóvenes se están movilizando en diferentes lugares de Marruecos. Solicitan la reforma de la Constitución de 1996, un nuevo Gobierno para mitigar la crisis social y trabajo para los licenciados desempleados.

A pesar de las amenazas, los líderes de los dos grupos de internet que movilizan a los ciudadanos (Movimiento Libertad y Democracia Ahora y Movimiento 20 de Febrero. El Pueblo Quiere Cambiar), no tienen miedo. Aseguran que la situación en su país 'no es buena y una revolución es posible'.