Público
Público

Marruecos exige a Haidar que pida perdón a su rey si quiere un pasaporte nuevo

"Si lo hace no hay problema en dárselo en media hora", asegura el cónsul de Marruecos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Marruecos demostró este martes que no piensa dar su brazo a torcer en el conflicto que mantiene con la activista saharaui Aminatou Haidar, en huelga de hambre desde el pasado 15 de noviembre, tras ser expulsada por el Gobierno marroquí del Sáhara Occidental y enviada en avión a Lanzarote.

El cónsul de Marruecos en Canarias, Abderrahman Leibek afirmó en rueda de prensa que la mujer puede tener un nuevo pasaporte marroquí 'en media hora' si pide perdón a su rey, Mohamed VI, 'tras su acto de traición a su patria' por no reconocer que su nacionalidad es la marroquí.

Además, Leibke afirmó que 'no cree en la huelga de hambre' de la activista e insinuó que ella come por las noches.'Yo puedo decir que estoy haciendo una huelga de hambre y de noche me puedo hartar de comer y estoy en la silla de ruedas y pongo mala cara'. Sobre los numerosos apoyos que está recibiendo Haidar el cónsul sentenció: 'Ni me va ni me vienen'.

La plataforma que apoya a Aminatou no tardó en contestar a las palabras del cónsul. Guillermo Toledo, uno de sus portavoces, señaló que las palabras de Leibek forman parte de 'la campaña de intoxicación de Marruecos' y tachó al cónsul, que es de origen de saharaui, de ser un 'traidor a la causa'. Toledo reiteró que Haidar no puede aceptar un pasaporte español porque, entonces, 'no volvería a ver a sus hijos', ya que Marruecos, como Estado soberano, puede rechazar la entrada de ciudadanos extranjeros a los que considere 'personas non gratas'.

Mientras, Haidar continúa resistiendo sólo con agua y azúcar. Una de sus asistentes señaló que el médico le ha recomendado que tome sales pero que ella se ha negado. Su estado de salud es grave y apenas puede departir unos minutos con las visitas que recibe a diario. Este martes le tocó el turno a Cayo Lara, coordinador general de IU y a Willy Meyer, eurodiputado del mismo partido. Ambos se acercaron hasta la terminal del aeropuerto donde Haidar permanece tumbada en un colchón para reiterarle su apoyo.