Público
Público

Marsé se mira en espejo de Miguel Delibes en un emocionado recuerdo y homenaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un emotivo homenaje ha tributado esta tarde el narrador Juan Marsé al novelista Miguel Delibes, fallecido el pasado 12 de marzo, a quien ha dedicado el Premio Internacional de la Fundación Gabarrón 2010, en la modalidad de Letras, que ha recogido en el Teatro Calderón de la capital vallisoletana.

"Quiero dedicar este premio a la memoria de Miguel Delibes, un hombre cuya honestidad, profesionalidad y esmero en el trabajo siempre fue un espejo para mí. Es uno de los grandes narradores del siglo pasado", ha manifestado Marsé al recoger el galardón, una escultura original de oro diseñada por el propio Cristóbal Gabarrón.

Simboliza la excelencia y el valor humano de cada uno de los nueve galardonados, entre los cuales ha figurado el ciclista Alberto Contador (Deporte), quien ha recogido la ovación más sentida, entrañable y larga de los asistentes a la gala, que han presentado los periodistas Fernando Ónega y Olga Viza.

Contador se ha emocionado al reconocer desde el escenario cómo en la actualidad atraviesa "unos momentos no muy fáciles", una situación "difícil de entender" y de la que espera una pronta solución desde lo que ha denominado una "justicia científica".

El ex presidente de la República de Ecuador Rodrigo Borja Cevallos (Pensamiento y Humanidades), quien en todo momento ha declinado realizar declaraciones sobre el reciente intento de derrocamiento en su país, ha abogado por una "reconciliación entre la ciencia y la ética" con el fin de aminorar el desfase existente entre "el lento caminar de la moral humana" y los avances científicos y tecnológicos.

Y todo ello con el objetivo de que "los prodigiosos inventos no traicionen al ser humano y no vulneren sus más preciados derechos e intereses", ha precisado al agradecer la entrega de su galardón.

El empresario José Antolín Toledano (Economía), propietario de una sociedad vinculada al sector del automóvil con más de 10.000 empleados en veintidós países, ha recomendado trabajo, ilusión, investigación y colaboración con las universidades para resistir "en estos tiempos difíciles".

El arquitecto portugués Álvaro Siza (Artes Plásticas) ha resumido su larga y laureada trayectoria en su continuada obsesión por poner a la arquitectura "al servicio del sentido común", sin por ello dejar de estar vinculada "a la familia del arte" junto a la música, el cine y la literatura, ha mencionado entre otras disciplinas.

Emiliano Aguirre (Ciencia Investigación), el primer director y principal impulsor de las excavaciones de Atapuerca (Burgos), entre 1978 y 1990, ha recordado cómo hasta hace no mucho tiempo la arqueología y la paleontología no gozaba en España de una gran reconocimiento, hasta la eclosión del yacimiento de Atapuerca.

El hispanista estadounidense Jonathan Brown (Restauración y Conservación), más de medio siglo dedicado a la pintura de Diego Velázquez, ha elogiado el "milagro" del rescate del patrimonio artístico obrado en los últimos años, desde el deterioro y casi ruina en que él pudo observarlo cuando llegó a España como estudiante en los años cincuenta del pasado siglo.

Otro de los galardonados ha sido Antonio Garrigues Walker (A una Trayectoria Humana), quien ha recurrido a dos de sus pensadores predilectos: Miguel de Unamuno y José Ortega y Gasset, para tratar de explicarse, desde la perplejidad, los méritos acumulados para recibir una distinción que ha agradecido.

Ha excusado su asistencia el cineasta Fernando Trueba (Artes Escénicas), quien ha saludado y expresado su gratitud a través de un vídeo que ha sido proyectado.

Los Premios Internacionales de la Fundación Cristóbal Gabarrón fueron instituidos en 2002 para conmemorar el décimo aniversario de la Fundación Cristóbal Gabarrón, gestionada por el pintor y escultor del mismo nombre, nacido en Mula (Murcia) en 1945 y radicado en Valladolid desde hace varias décadas.