Público
Público

Marta Domínguez dice que "es como si lo hubiera hecho toda la vida"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Marta Domínguez, clasificada para la final de los 3.000 obstáculos de los Juegos Olímpicos de Pekín tras disputar su tercera carrera en esta disciplina, afirmó que era como si lo hubiera hecho "toda la vida".

"Tengo recuerdos de la infancia saltando por una chopera y perseguida por los vecinos", afirmó muy satisfecha la palentina, quien no quiso forzar en los últimos metros en busca del récord de España.

"No merecía la pena. Entré en la recta final y vi que iba 9.02 y que podía llegar sobre 9.20. Lo importante era no forzar, no gastar un mínimo de fuerza y clasificarme, que era lo que quería", explicó Marta Domínguez.

Comentó que en su serie, la tercera, la habían llevado a ritmo y que no tuvo problemas para ir en el grupo de cabeza ni para pasar la ría, salvo en algún momento en el que la keniana Eunice Jepkorir, campeona del mundo, hizo un salto extraño y ella tuvo que tener algo de cuidado.

"Veremos el domingo, que será una carrera a ritmo más rápido, a ver cómo paso la ría", señaló la mejor atleta española de todos los tiempos, quien vaticinó una final muy rápida, guiada por las rusas, con Guinara Galina-Samitova, plusmarquista universal, como gran favorita y quizá cercana al récord.

Aunque estaba muy contenta, plena de moral y de confianza, Domínguez fue cauta. "Lo veo con mucha preocupación porque veo a la gente muy fina. Yo también lo estoy, pero hay que esperar que alguna de ellas caiga", dijo.

"El objetivo es que las piernas funcionen, que han funcionado, que llegue bien, que he llegado, y que las fuerzas aguanten para estar ahí", apuntó Marta Domínguez.

La cántabra Zulema Fuentes Pila, quien acompañará a la palentina en la final, señaló que la caída en la última ría de la keniana Veronica Nyaruai Wanjiru, lejos de beneficiarla, como parecía, la había matado.

"La ría me ha roto el alma. No sé ni por dónde he salido", señaló Zulema Fuentes Pila, quien comentó que le favoreció "salir atrás" a su ritmo para luego remontar.

"Mi objetivo ya está cumplido, pero voy a dar todo lo que me quede el domingo. Si me encuentro con fuerzas no lo sé", apuntó la atleta española, quien espera una final "desde el principio en fila y limpia".

"Pensaba que las rusas iban a venir con un poco de miedo después de lo del 1.500, pero nada, ahí están", señaló Zulema, que ve al trío ruso como favorito al podio, así como a "la gran Marta".

"Nos va a ganar una medalla, solamente hay que verla cómo corre y los últimos entrenamientos que ha hecho", aseguró.

La cruz del trío español fue Rosa Morató, eliminada tras una carrera en la que fue "mal desde el principio".

"Desde el primer momento no podía y al ser tan rápida no pude seguirlas", dijo.