Publicado: 27.01.2014 18:57 |Actualizado: 27.01.2014 18:57

Martinsa deja de pagar 30 milliones a sus acreedores

La inmobiliaria argumenta que ha aplicado un artículo del convenio por el que salió de la suspensión de pagos que le permite dejar de abonar una anualidad sin caer en la liquidación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Martinsa Fadesa no ha abonado el tercer pago anual de deuda previsto en el convenio de acreedores con el que en marzo de 2011 el grupo inmobiliario logró emerger del mayor concurso de acreedores de la historia, según informó la compañía. La firma que controla y preside Fernando Martín tenía que haber pagado a sus acreedores deudas por unos 30 millones de euros, importe equivalente a alrededor del 1% de su deuda, el pasado 31 de diciembre de 2013, según lo establecido en el plan de pago de pasivo con que logró salir del concurso.

No obstante, Martinsa notificó este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que el pasado 13 de enero su consejo de administración aprobó acogerse al "mecanismo corrector contemplado en el convenio de acreedores". Según explicaron a Europa Press en fuentes de la inmobiliaria, el convenio que la empresa pactó con sus acreedores para superar el concurso incluye una cláusula que reconoce la posibilidad de que Martinsa no abone una anualidad de las previstas para amortizar la deuda sin que ello suponga un incumplimiento del convenio y, por ende, el riesgo de liquidación.

La inmobiliaria detalla que ha comunicado su decisión de acogerse a esta cláusula al Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña, el que tramitó su proceso concursal. Martinsa Fadesa ya ha abonado dos anualidades del calendario de pago de deuda que pactó con sus acreedores, una primera de 23 millones de euros el 31 de diciembre de 2011 y una segunda de 18 millones de euros en diciembre de 2012.

En virtud de su convenio de acreedores, la inmobiliaria se comprometió a amortizar toda su deuda íntegra (sin quita) en un periodo máximo de diez años (ocho años prorrogables a otros dos), si bien para los primeros ejercicios se fijaron pagos equivalente a entre un 0,50% y un 1% del pasivo de la compañía. Asimismo, el convenio contempla la posibilidad de que los bancos acreedores canjeen deuda por acciones en caso de que Martinsa no pague en el plazo límite de diez años.

En su último informe anual, el correspondiente a 2012, la compañía ya apuntaba que "el riesgo de no contar con liquidez suficiente" es el "más importante" al que actualmente se enfrenta el grupo, toda vez que "la salida de situación concursal obliga al grupo a atender la deuda en las condiciones fijadas en el convenio". Martinsa Fadesa superó en marzo de 2011 su concurso de acreedores, el mayor de la historia empresarial española, gracias al respaldo mayoritario que sus acreedores dieron a la propuesta de convenio y pago de deuda que unos meses antes presentaron los cuatro principales bancos acreedores de la compañía.

Posteriormente, dicho acuerdo con los acreedores fue ratificado por el Juzgado de lo Mercantil de A Coruña, aprobación que permitió a Martinsa superar el proceso concursal en que estuvo inmersa dos años y medio.

Casi tres años después de emerger de la suspensión de pagos, la inmobiliaria registra 'números rojos'. A cierre del pasado mes de septiembre, registró una pérdida neta de 322,8 millones de euros y presentaba un patrimonio neto negativo, mientras que su endeudamiento se situaba en 3.094 millones de euros.

En cuanto a la actividad de la empresa, entre enero y septiembre de 2013 entregó y facturó 249 viviendas, frente a las 611 un año antes. Del total de pisos entregados, el 58% se localizan en España. Martinsa está presente en Francia, Marruecos, México, Rumanía, Hungría, Polonia, Bulgaria y República Checa, negocio internacional que no se vio afectado por el concurso de acreedores.

El presidente y accionista de control de Martinsa Fadesa, Fernando Martín, tiene reconocido el derecho a cobrar una retribución de carácter "extraordinario y única" que puede sumar un importe total de hasta 9 millones de euros en caso de que la inmobiliaria cumpla el convenio de acreedores.

Martín tiene derecho a recibir tres cobros, uno fijado para finales de 2013, otro en diciembre de 2016 y otro en diciembre de 2019, "siembre y cuando se cumpla en todos sus términos y en cada una de sus fases el convenio de acreedores". De esta forma, en caso que la empresa cumpla el convenio pactado con sus acreedores, el presidente de Martinsa podrá cobrar en este tiempo una remuneración adicional extraordinaria de hasta 9 millones de euros.