Público
Público

Más de 4.000 marines lanzan una ofensiva sobre baluartes talibanes en Afganistán

La operación está reforzada por centenares de soldados afganos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de 4.000 marines y centenares de soldados afganos iniciaron hoy una importante ofensiva sobre baluartes talibanes en la provincia sureña de Helmand, informaron fuentes militares citadas por la cadena de televisión CNN.

Los efectivos estadounidenses y afganos descendieron sobre la región en helicópteros y vehículos blindados, añadieron.

Con el nombre de Operación Khanjar (Golpe de Espada), se trata de la primera y más importante operación militar desde que EEUU decidió reforzar su estrategia contra la insurgencia representada por los talibanes.

La ofensiva comenzó a las 13:00 hora local y en ella participan, además de los más de 4.000 miembros del Cuerpo de Infantes de Marina, alrededor de 650 soldados y policías afganos.

El objetivo es tener totalmente despejada la zona del río Helmand antes de las elecciones presidenciales del 20 de agosto, indicaron las fuentes.

La operación fue confirmada en una declaración por el general de marines Larry Nicholson quien afirmó que 'donde vayamos nos quedaremos y donde nos quedemos trabajaremos para la transición de todas las responsabilidades a las fuerzas afganas'.

Añadió que el objetivo es proteger a la población civil de la región y restablecer los servicios esenciales del gobierno en vez de lanzar una cacería contra los talibanes. 'Estamos haciendo esto de manera diferente. Vamos a estar con la gente', ha agregado.

De momento se desconoce si las fuerzas conjuntas de marines y soldados afganos han enfrentado alguna resistencia.

Según dijo el diario The Washington Post en su página de Internet, los comandantes militares estadounidenses habían indicado que la oposición sería mínima, pero es posible que la resistencia aumente cuando las tropas ingresen en los pueblos e inicien las tareas de patrulla.

Se ha advertido a los comandantes que se preparen para ataques suicidas, emboscadas y ataques con bombas a lo largo de los caminos, según el diario.

Añadió que la estrategia de EEUU en esta operación se basa en la creencia de que la mayoría de los pobladores de Helman rechazan a los talibanes y preferirían el control del Gobierno afgano.

El sur de Afganistán es considerado uno de los baluartes de las fuerzas talibanes, así como uno de los principales centros de producción de opiáceas.

Estados Unidos anunció recientemente que aumentará en 21.000 soldados el contingente militar para reforzar la seguridad durante las elecciones. Con ese despliegue el número total de militares subirá a 68.000 antes de finales de año, según el Pentágono.