Público
Público

Más 10.000 personas asisten en Gredos al inicio gira de despedida Miguel Ríos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de 10.000 personas han asistido esta noche en la abulense Sierra de Gredos al concierto con el que Miguel Ríos (Granada, 1944) ha iniciado su gira de despedida, después de cincuenta años llevando el rock a los escenarios de medio mundo.

'Memorias de la carretera' es el título de esta última gira y el tema con el que el rockero granadino ha abierto a las 22:20 horas esta velada que ha denominado 'La noche verde', dado el entorno natural en el que ha tenido lugar el evento en la finca 'Mesegosillo', situada a menos de 500 metros del casco urbano de Hoyos del Espino (500 habitantes).

El público ha recibido con calor a Miguel Ríos, antes de que llegase el delirio con 'Bienvenidos', a la que dio paso diciendo: "buenas noches, bienvenidos al primer concierto de mi última gira, desde el corazón de la naturaleza".

Tras ese tema, ha continuado repasando un repertorio superior a la treintena de canciones, en el que ha incluido temas míticos como 'Año 2000', 'Sábado a la noche', 'Santa Lucía' o el 'Himno a la alegría', con el que cerró el espectáculo.

Antes, en la cuarta canción, titulada 'Antinuclear', ha aprovechado esa referencia para referirse a la central nuclear de Santa María de Garoña: "¡no a Garoña!".

Después vino una sorpresa con la presencia virtual de Joaquín Sabina sobre el escenario, para cantar a dúo el tema titulado 'Aves de paso'.

Para este concierto tan especial, que está siendo grabado en vídeo para su posterior comercialización, Miguel Ríos se ha rodeado de 'amigos' como Ana Belén, con la que cantó 'España camisa blanca', Iván Ferreiro, 'Año 2000', Rosendo, 'Maneras de vivir' o Johny, de 'Burning', con quien cantó 'Mueve tus caderas'.

A todos ellos se han sumado Jorge Salán, de 'Mägo de Oz'; Mikel Erentxun; Álvaro Urquijo; Quique González; Rebeca Jiménez; 'Pereza' y Carlos Goñi.

Todos ellos, han llenado de buena música un paraje natural lleno de magia y situado a escasos metros del inicio del Parque Regional de Gredos, hasta donde se han desplazado miles de personas, procedentes de toda España, para asistir al principio del fin de la última gira de una de las principales referencias del rock español.

Y todo ello, dentro del IV Festival 'Músicos en la Naturaleza', organizado por la Fundación del Patrimonio Natural de Castilla y León desde 2006, con el objetivo de promocionar los espacios naturales de la Comunidad, con la ayuda de la música.

El primer año Sting logró reunir a más de 10.000 personas, el segundo una decena de grupos españoles y extranjeros apenas alcanzaron esa cifra en dos jornadas, mientras que el año pasado se batieron todos los récords, con 12.000 personas en el recinto y otras 2.000 fuera, para asistir al concierto de Bob Dylan y 'Amaral'.

Esta noche, Miguel Ríos también ha estado acompañado en este escenario de 24 metros de ancho y 14 de alto por su banda integrada por José Nortes; Luis Prado; Txetxu Altube; Tony Brunet; Javier Schoendorff y Jorge García.

El concierto ha durado 2 horas y 45 minutos y los organizadores han cifrado la asistencia en 10.800 personas.

La impresionante puesta en escena se ha completado con la instalación de 320.000 vatios de luz y otros 180.000 de sonido, que han facilitado el seguimiento de un evento que los espectadores han podido observar a través de dos pantallas gigantes en las que han aparecido imágenes captadas por siete cámaras.

El festival ha contado con un dispositivo de 500 personas, entre ellas 150 guardias civiles, que se han encargado de velar por la seguridad de las miles de personas que han acudido a Gredos desde todos los puntos de España.

Además del amplio dispositivo de seguridad, la organización ha habilitado dos aparcamientos con capacidad para 2.515 automóviles en Navarredonda de Gredos -1.980 plazas- y Hoyos del Espino -535-, así como otro para 140 motos y un tercero para acoger hasta 65 autobuses.