Público
Público

Más de 100 estados quieren objetivos climáticos más ambiciosos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Alister Doyle

Más de la mitad de los 192 países presentes en la conferencia sobre el clima de la ONU que se está realizando en Copenhague respaldan objetivos más ambiciosos para limitar el calentamiento global que los que ofrecen los países ricos, dijo el lunes un pequeño grupo de islas estados.

El grupo, que dice que la subida del nivel del mar podría borrarlos del mapa, se quejó de que el globo de cinco metros que cuelga en el centro de conferencias de Copenhague omite a muchos estados islas del Pacífico o del Océano Índico.

Dessima Williams, jefe de la alianza de los Pequeños Estados Insulares (AOSIS, en su sigla inglesa) de 43 miembros, dijo que más de 100 países habían suscrito el objetivo de limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

"La mitad de las Naciones Unidas está pidiendo objetivos más ambiciosos y específicos", dijo Williams, representante de Granada, en una rueda de prensa en la cumbre de 192 países que se celebra del 7 al 18 de diciembre en la que se intenta elaborar un nuevo tratado que sustituya al Protocolo de Kioto.

Los países menos desarrollados, la mayoría en África, y los pequeños estados insulares apoyan la meta de 1,5 grados centígrados con la que sería necesario recortar las emisiones de gases de efecto invernadero de las naciones ricas en al menos un 45 por ciento de los niveles establecidos en 1990 para ser alcanzados el año 2020.

Cualquier acuerdo en Copenhague tendrá que ser acordado por unanimidad. La profundidad de las reducciones de las emisiones por parte de los ricos y la cantidad de fondos que ofrecen para ayudar a los pobres se encuentran entre los principales obstáculos para lograr un pacto en Copenhague.

La mayoría de las naciones desarrolladas y las economías emergentes principales, encabezadas por China e India, respaldan el objetivo de limitar el calentamiento global a un máximo de 2 grados centígrados respecto a la época pre-industrial. Las temperaturas ya han subido 0,7 grados y se van a incrementar aún más.

"Ya estamos viviendo en la línea delantera del cambio climático", dijo Williams, añadiendo que AOSIS quería un tratado legamente vinculante de Copenhague más que una mera declaración política favorable a muchos países desarrollados.

Incluso con el calentamiento actual, Williams dijo que muchas islas ya sufren "daños significativos" y que "algunas se hunden en el mar, y otras están perdiendo sus fuentes de agua dulce". Algunos arrecifes de coral también se están dañando por las crecientes temperaturas.

Williams rechazó la idea de realizar divisiones entre el grupo de países en desarrollo a causa de una disputa sobre una propuesta del estado Isla de Tuvalu del Pacífico que apela a unos pactos fuertes y legalmente vinculantes para todas las naciones en Copenhague.

Dijo que los miembros de AOSIS apoyaron a Tuvalu en principio pero que seguían trabajando en un frente común. China e India están a favor de realizar reducciones legalmente vinculantes en las emisiones de gases de efecto invernadero para las naciones ricas en el Protocolo de Kioto, pero establecer obligaciones menos estrictas para los pobres.

"Una mera declaración política en Copenhague sin un resultado jurídicamente vinculante es como un tiburón sin dientes", dijo Barry Coates, un portavoz de Oxfam.

Antonio Lima, de Cabo Verde, vicepresidente de AOSIS, dijo que el cambio climático es un desastre en ciernes para los pobres, igual que la erupción volcánica del Monte Vesubio hace 2.000 años que sepultó a la ciudad romana de Pompeya.

"No sabían a lo que se enfrentaban. Ahora nosotros sabemos lo que va a pasar. El planeta será Pompeya", dijo.