Publicado: 30.08.2014 09:02 |Actualizado: 30.08.2014 09:02

Más de 200 inmigrantes saltan la valla de Melilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de 200 inmigrantes han protagonizado este sábado un nuevo intento de entrada a Melilla a través de la valla fronteriza que separa la ciudad autónoma de Marruecos, un objetivo que han conseguido varios de ellos. La tentativa se ha producido sobre las 5:00 horas en la zona del arroyo de Beni Enzar, próxima al puesto fronterizo del mismo nombre.

Alrededor de treinta inmigrantes continuaron encaramados en la parte alta de la valla de Melilla, animándose entre sí y entonando diversos cánticos, como el ya tradicional "Bosa, Bosa". "Bosa" significa "victoria" y los subsaharianos entonan esta melodía cuando logran entrar en Melilla.

Algunos inmigrantes, cerca de 15, han conseguido superar el vallado perimetral y han llegado al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), mientras que, al menos cuatro, han sido trasladados por Cruz Roja al Hospital Comarcal, informa Efe. En la zona, que estubo cortada al tráfico, hubo un fuerte despliegue de la Guardia Civil y también se desplazaron al lugar una escala de los Bomberos.

El pasado 13 de agosto, los inmigrantes que consiguieron subirse a la valla tras un asalto al perímetro fronterizo permanecieron en ella, en algunos casos, hasta 16 horas. Se trata de la primera entrada de inmigrantes a Melilla por la valla desde el pasado día 15, día en el que un subsahariano consiguió superar la verja perimetral, en un intento protagonizado por unas ocho personas.

Melilla había vivido dos semanas de relativa tranquilidad en lo que a intentos de inmigrantes se refiere, después de que la última tentativa se efectuara el pasado 15 de agosto. No obstante, la situación en estos días y desde hace meses es de máxima alerta, ya que la presión migratoria no cesa y los avistamientos de grupos de inmigrantes que tratan de acercarse a la valla son prácticamente a diario, según las fuentes policiales.

El último de los inmigrantes que quedaba encaramado a la valla de Melilla se ha bajado de la verja sobre las 16.30 horas, tras permanecer más de 11 horas a una altura de entre tres y seis metros. Según ha podido comprobar Efe, el inmigrante ha descendido del vallado por su propio pie, después de ponerse su camisa, de la que se había desprendido para aguantar las altas temperaturas que se registran hoy en la ciudad autónoma.

Alrededor de 70, según cifras de la Delegación, se habían encaramado a una de las verjas que componen la frontera con Marruecos. Poco a poco, a lo largo de toda la jornada, han ido descendiendo para ser, posteriormente, entregados a Marruecos. El último inmigrante en descender había aguantado junto a otros ocho compañeros que, poco a poco, y uno a uno han ido deponiendo su actitud, ante la mirada de los agentes de la Guardia Civil que permanecían en la zona.

De la energía inicial de las primeras horas, cuando los cánticos de los inmigrantes se oían a distancia, se ha pasado al cansancio, el agotamiento y la desilusión de no haber podido alcanzar su objetivo de entrar en Melilla. Sí lo han hecho 15 inmigrantes que han conseguido superar el triple obstáculo que compone el perímetro fronterizo de Melilla y hoy dormirán por primera vez en el Centro de Estancia Temporal (CETI).