Público
Público

Más de 25.000 personas mueren al año en la UE por resistencia a antibióticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El estudio global de la resistencia a los antibióticos se ha convertido en un asunto de máxima prioridad en materia de salud internacional porque los microorganismos causantes de infecciones son cada vez más resistentes a los fármacos.

Para hacer frente a esta amenaza, las autoridades de la UE y Estados Unidos han acordado considerar este problema de máxima prioridad y crear grupos de trabajo internacional para abordarlo de una manera integral.

Uno de estos grupos, lo dirige Carmen Torres, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de la Rioja, cuyas investigaciones, junto a otros estudios europeos, han permitido disponer de información suficiente para reorientar las políticas de uso de antibióticos en producción y sanidad animal en la UE.

Torres, en una entrevista con EFE en Logroño, analiza la amenaza que supone para la salud humana la resistencia a los antibióticos.

Pregunta.- ¿Qué supone el acuerdo alcanzado entre las autoridades estadounidenses y europeas en la resistencia a los antimicrobianos?

Respuesta.- Es un paso muy importante; pone de manifiesto la necesidad de seguir investigando y establecer políticas adecuadas de uso de antibióticos en humanos y en animales. Aun así, sería deseable también que otros países se sumasen a este acuerdo para hacer estrategias de alcance mundial.

P.- ¿Por qué es importante afrontar este problema desde una perspectiva global?

R.- Estamos en un mundo globalizado y el problema de la resistencia a los antibióticos no escapa a este concepto. Los microorganismos no conocen de fronteras de países o continentes, ni tampoco de fronteras animal-hombre. Si se produce la emergencia de un microorganismo resistente en un determinado lugar geográfico, muy rápidamente se disemina en otras localizaciones geográficas.

P.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado la resistencia a los antimicrobianos como una de las tres mayores amenazas para la salud humana. ¿Por qué es un problema tan grave?

R.- Los agentes antimicrobianos son utilizados para tratar las enfermedades infecciosas y cuando los microorganismos son resistentes a dichos compuestos no responden al tratamiento y el paciente puede morir.

Se estima, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades, que unas 25.000 personas mueren en la UE al año por infecciones causadas por un grupo seleccionado de bacterias multiresistentes; cifra que, previsiblemente, será muy superior, si se consideran las muertes causadas por todas las bacterias multiresistentes.

P.- ¿Hay alguna estimación de los costes de los tratamientos y de la pérdida de productividad en pacientes de la UE, derivados de infecciones por un grupo seleccionado de bacterias multresistentes?.

R.- Según los últimos datos de este Centro, se estiman en torno a los 1.500 millones de euros al año.

P.- ¿Cuáles son las principales causas de que las bacterias hayan desarrollado esta creciente resistencia a los fármacos?

R.- Un factor muy importante es el amplio uso de antibióticos en medicina y en veterinaria que, en ocasiones, es abusivo e innecesario, y que ocasiona la selección y diseminación de bacterias resistentes a dichos fármacos. De hecho, las bacterias de la flora intestinal de las personas y animales son cada ver más resistentes a los antibióticos, lo que nos debe ayudar a pensar en un uso racional de los antibióticos tanto en medicina como en veterinaria.

P.- ¿Pueden transferirse bacterias resistentes de los animales al hombre?

R.- Sí. Hay un flujo importante de bacterias en todos los sentidos. Si los animales destinados al consumo humano contienen bacterias resistentes de interés para la salud humana, estas bacterias podrían ser transferidas a través de los alimentos al hombre y ser un problema de seguridad alimentaría.

P.- ¿Cuáles son, a su juicio, las principales líneas de trabajo que debieran abordarse ante esta amenaza de la resistencia a los antimicrobianos?

R.- Estudiar, en profundidad, los mecanismos por los que las bacterias adquieren y después transfieren los mecanismos de resistencia a los antibióticos; analizar las estrategias más adecuadas para su control y establecer políticas adecuadas para un uso racional de los antibióticos en medicina, veterinaria o agricultura.

P.- ¿Cree que todavía se está a tiempo de actuar?.

R.- Sí, además debemos hacerlo en todos los frentes y de una manera coordinada para evitar que los antibióticos, que en un principio se creyeron que eran las drogas milagrosas que curaban enfermedades infecciosas, dejen de serlo y nos veamos sin estrategias para combatir las enfermedades infecciosas.