Publicado: 13.11.2014 12:58 |Actualizado: 13.11.2014 12:58

Más de 26.500 familias perdieron su casa en los seis primeros meses de 2014

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La dura realidad de precariedad y paro que viven las familias por la crisis en España hizo que en el primer semestre de 2014 más de 26.500 hogares se vieran obligados a entregar su vivienda a la banca ante la incapacidad para atender los pagos de las hipotecas. En concreto, entre enero y junio se produjeron 26.549 entregas de casa, un 24,4% menos que un año antes (35.000 viviendas), según los últimos datos del Banco de España publicados este jueves.

Según estos datos, dos terceras partes de las viviendas entregadas eran el domicilio habitual, esto es 19.565 propiedades, mientras que las 6.984 restantes eran otro tipo de viviendas, por ejemplo, segundas residencias.

El grueso de las entregas de vivienda se produjo por decisión judicial pues hubo 17.472 desahucios (un 65,8% de los casos), pero también tras llegar a un acuerdo con el banco para entregarla, lo que sucedió en 9.077 ocasiones. De éstas,  7.207 de ellas fueron daciones en pago (entrega a cambio de cancelación de deuda).

En el caso de primeras viviendas, la gran mayoría, unas 12.434, fue entregada al banco por decisión del juez, mientras que las familias perdieron 7.131 propiedades de forma voluntaria, en 5.761 ocasiones gracias a daciones en pago.

En cuanto a las 6.984 viviendas entregadas que no eran domicilio habitual, 5.038 cambiaron de mano por decisión judicial, aunque de ese número la inmensa mayoría, 4.709 propiedades, estaba vacía.

Según los datos del Banco de España, las fuerzas del orden intervinieron en 16 casos de desahucio, frente a los 88 de un año antes.

Si se tiene en cuenta el número total de viviendas en España con hipotecas, que ascienden a 6,55 millones, los 26.549 inmuebles entregados representan un 0,41% del total y el 0,33% si era el domicilio habitual.

Las ejecuciones de hipotecas son procedimientos judiciales que pueden llevar, pero no necesariamente, al embargo de una vivienda por impago de la hipoteca, culminando en desahucio (orden judicial para privar a una persona de la posesión de una vivienda), que a veces se ejecuta mediante el denominado lanzamiento (desalojo físico).

El Banco de España publicó por primera vez en mayo de 2013 datos relativos a procedimientos judiciales hipotecarios respecto a viviendas basándose en una encuesta a un conjunto representativo de entidades, si bien manifestó que iba a solicitar regularmente esta información a todas las entidades cada seis meses. De este modo pasó a publicar los datos de todas las entidades procedentes de un requerimiento mediante circular, aunque añade que desde entonces, sin embargo, se han producido avances notables en la disponibilidad de información pública sobre ejecuciones hipotecarias.

En especial, recuerda, el pasado 30 de junio de 2014 el INE publicó los primeros resultados de su nueva estadística sobre ejecuciones hipotecarias, una información que tendrá una frecuencia trimestral y más pormenorizada, pues por ejemplo ofrecerá datos desglosados por comunidades autónomas. Teniendo en cuenta la publicación de esta nueva estadística de ejecuciones hipotecarias por parte del INE, el Banco de España reconoce que estudia la conveniencia de cesar en la elaboración de su propia estadística.