Público
Público

Más de 30 detenidos en Barcelona por una trama de matrimonios de conveniencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía Nacional ha detenido a 32 personas en Barcelona en una operación contra una trama que urdía matrimonios de conveniencia, en la que ciudadanos comunitarios cobraban hasta 6.000 euros por casarse con un extracomunitario para que pudiera obtener el permiso de residencia familiar.

Según ha informado hoy la Policía, la operación, en la que han sido arrestados ocho españoles, un holandés y una veintena de extracomunitarios, continúa abierta, por lo que no se descartan más detenciones en los próximos días, como la que por ejemplo se ha producido esta misma mañana.

Un intermediario de nacionalidad guineana, que figura entre los detenidos, actuaba como falsa 'alcahueta' para poner en contacto a las partes interesadas, aunque en algunas ocasiones funcionaba el 'boca a oreja' o se acordaba el enlace a través de anuncios en Internet.

Para celebrar los enlaces, en la mayoría de ocasiones a través de la inscripción en el registro de uniones de hecho de los ayuntamientos del área de Barcelona, que ya se están anulando, el ciudadano comunitario cobraba entre 3.000 y 6.000 euros.

Entre los extracomunitarios detenidos, que optaron por estos matrimonios de conveniencia para solicitar el permiso de residencia de familiar comunitario de la Unión Europea, figuran ciudadanos de Nigeria, Senegal, Ghana, Marruecos y República Dominicana, entre otros.

La mayoría de los detenidos ya han pasado a disposición judicial y han quedado en libertad con cargos, aunque en el caso de los extracomuntiarios se ha iniciado un expediente de expulsión por su situación irregular en España.

La trama se destapó a raíz de las sospechas de varios ayuntamientos, que vieron cómo a la hora de inscribirse en el registro municipal de uniones de hecho las parejas presentaban evidentes irregularidades, como que era la primera vez que se veían o que no hablaban el mismo idioma.

También se llegaron a producir casos en los que una misma persona presentó a un falso hijo para intentar lograr el permiso de residencia y que, al no fructificar esta vía, este mismo falso hijo pasó a convertirse en pareja para el falso matrimonio.

Además, en algunas ocasiones los ciudadanos extracomunitarios presentaban pasaportes, certificados de soltería o declaraciones de estado civil falsos.

Los agentes también han descubierto que ha habido casos de una misma personas con varios enlaces.

Por todo ello, los detenidos están acusados de los delitos de falsificación documental, usurpación del estado civil, contra las relaciones familiares, favorecimiento de la inmigración ilegal y contra el derecho de los ciudadanos extranjeros.