Publicado: 28.05.2014 13:26 |Actualizado: 28.05.2014 13:26

Más de 350 mujeres liberadas en el primer año del plan contra la trata

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un total de 354 mujeres liberadas —29 de ellas menores—, 902 detenidos y 293 operaciones es el resultado del primer año del plan policial contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, que ha detectado un incremento de la presencia de españolas y chinas en la prostitución.

El balance de este primer año del plan ha sido hecho público hoy después de una reunión del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, con representantes de organismos e instituciones públicas y de distintas ONG de ayuda y asistencia a las víctimas. Los investigadores de la Unidad Central contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales (Ucrif) han detectado 10.862 víctimas potenciales de las redes dedicadas a la explotación sexual.

Entre los integrantes de estas organizaciones detenidos en el último año resaltan 252 españoles, 207 rumanos, 115 chinos y 104 nigerianos, miembros de redes de las que la Policía ha salvado a 354 mujeres, de las que 300 han sido asistidas por ONGs e instituciones y casi 200 propuestas como testigos protegidos.

Durante este año, los investigadores han detectado a 10.862 víctimas potenciales de estas redes y han recibido 1.419 informaciones: 787 llamadas al teléfono gratuito 900105090 y 632 correos electrónicos a trata@policia.es. Unas alertas que han permitido a la policía iniciar 165 investigaciones, de las que 16 han concluido con la detención de 37 personas y la liberación de 32 víctimas.

Paralelamente a las operaciones con las que se han logrado desarticular a estos grupos, los agentes les han intervenido bienes por más de 8,7 millones de euros que demuestran que la trata es uno de los negocios criminales más lucrativos junto al tráfico de drogas y de armas. El comisario principal y jefe de la Ucrif central, José María Moreno, ha explicado a los periodistas algunos datos del "positivo" balance de esta primera fase del plan, que tendrá su continuidad próximamente con la puesta en marcha de la segunda fase.

Según Moreno, los agentes han detectado un incremento de la prostitución china, un fenómeno "emergente" que ha sorprendido a los investigadores aunque puede estar en sintonía con el número cada vez más elevado de ciudadanos chinos en España. Respecto a las españolas, la Policía explica que muchas de ellas son mujeres de origen extranjero que han llegado a nacionalizarse tras años de residencia en nuestro país. Moreno ha resaltado la dificultad para combatir a las redes de explotación sexual, toda vez que se regenerar constantemente y se adaptan para contrarrestar la persecución policial.

También ha hecho hincapié en el "compendio" de escarnios, malos tratos, abortos obligados y humillaciones a las que son sometidas las mujeres, en general presionadas y explotadas por redes que alargan su mano hasta sus países de origen, llegando incluso a amenazar a los familiares de sus víctimas.

La procedencia de la mayoría de las mujeres liberadas son, por este orden, Rumanía, España, República Dominicana, Brasil, Colombia, Paraguay, Marruecos y Nigeria, a los que hay que añadir China. Llegan a España por diferentes medios. Las africanas lo hacen en pateras, mientras que las mujeres procedentes de países del Este pueden llegar por carretera y las sudamericanas y chinas entran desde los aeropuertos españoles y europeos.

Muchas de estas mujeres tienen miedo a denunciar, pero la Policía tiene métodos para detectar su explotación y liberarlas de las garras de las redes. Una vez liberadas, se derivan a instituciones y ONG, que se hacen cargo de ellas, pero no siempre terminan con éxito.