Publicado: 29.06.2014 12:10 |Actualizado: 29.06.2014 12:10

Más de 500 inmigrantes intentan sin éxito un nuevo salto a la valla de Melilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Guardia Civil y las fuerzas de seguridad marroquíes han impedido a más de 500 inmigrantes la entrada a Melilla a través del perímetro fronterizo.

Según han informado fuentes policiales, se ha producido en torno a las cinco de la madrugada entre los pasos fronterizos de Barrio Chino y Beni-Enzar, donde la Guardia Civil ha desplegado su sistema antiintrusión para abortar la entrada de los inmigrantes.

Un centenar de los inmigrantes sí ha conseguido encaramarse en la valla exterior, aunque sin superar el dispositivo anti-intrusión del que destaca la malla 'antitrepa' colocada por el Ministerio de Interior. Finalmente todos desistieron y volvieron a adentrarse hacia el interior de Marruecos. 

La Guardia Civil ha confirmado este intento de salto masivo en su perfil oficial de Twitter.

El helicóptero del instituto armado también ha participado en el despliegue para controlar desde el aire los movimientos en las inmediaciones de Melilla, donde las fuerzas auxiliares marroquíes han llevado a cabo un importante despliegue.

La 'malla antitrepa' fue instalada por decisión del Ministerio de InteriorEl último intento tuvo lugar el 18 de junio y en él 400 inmigrantes trataron de saltar el perímetro fronterizo, aunque ninguno lo consiguió.

La Delegación del Gobierno apunta que no hay constancia de que haya habido heridos ni entre los inmigrantes ni entre los agentes de la Guardia Civil que conformaron el dispositivo anti-intrusión, auxiliados por el helicóptero asignado a la vigilancia fronteriza y apoyados por los Grupos de Reserva y Seguridad destinados a Melilla como refuerzo para el mayor control de la frontera.

El delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, insistió hace unos días en que Melilla sigue sufriendo una gran presión migratoria aunque haya descendido el número de accesos irregulares en las últimas semanas, situación que se mantendrá mientras continúe habiendo un importante número de inmigrantes en las zonas cercanas de Marruecos.

Fuentes policiales han apuntado a la posibilidad de que dicha presión sobre Melilla se incremente durante el mes del Ramadán, como ya sucedió en años anteriores, en los que los inmigrantes aprovecharon momentos como la ruptura del ayuno o el desayuno para intentar entrar a la ciudad autónoma.