Público
Público

Más de 1.600 acampados por el sueño de un piso barato

Los pisos del ‘pocero bueno' convocan en Fuenlabrada a cientos de familias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La avenida de la Hispanidad de Fuenlabrada (Madrid) parece, desde el pasado lunes, la zona de acampada de cualquier macrofestival veraniego de música. En pocos metros hay apiladas decenas de tiendas de campaña, jóvenes que juegan a las cartas, algunos otros con botellas de cerveza y ron, bolsas de comida, sacos y mantas para el frío... Pero en este campamento improvisado, próximo a un polígono industrial, no sólo hay gente joven. También hay bebés, niños de corta edad, padres, madres e incluso abuelos y abuelas que hacen turnos de guardia.

Este martes a mediodía ya había 1.600 personas en plena calle. Todos están aquí con un único objetivo: conseguir uno de los 2.100 pisos baratos, de entre 70 y 90 metros cuadrados, promovidos por la cooperativa de José Moreno, conocido como el pocero bueno de Fuenlabrada (para diferenciarle del popular Paco el pocero).

Las condiciones para hacerse con una de estas viviendas casi a precio de saldo (120.000 euros, las de protección oficial, y en torno a las 168.000, las de renta libre) son muy claras: tener entre 18 y 35 años, o bien estar divorciado con sentencia en firme que lo acredite.

Las primeras 2.100 personas que el próximo sábado se apunten a esta promoción, previo pago de 120 euros por gastos de gestión, 'se aseguran el derecho a elegir pueblo y vivienda', afirma sin titubeos Moreno. 'Y aún así se gana dinero', sentencia el promotor de la idea, que reconoce que se ha visto desbordado ante la expectación generada.

La iniciativa surgió hace un mes, tras una charla que este peculiar promotor inmobiliario, al que algunos apodan como el Robin Hood de la vivienda, ofreció a una agrupación juvenil. 'Vi que había una preocupación enorme entre los jóvenes por el tema de la vivienda, que veían como algo imposible acceder a un piso, y me lancé a montar esta cooperativa', recordaba ayer Moreno en las instalaciones de la Asociación de Vecinos de La Avanzada.

Este constructor ya tiene experiencia. Hace 11 años impulsó la primera promoción de viviendas en régimen de cooperativa y descubrió lo que era la especulación pura y dura. 'Vendíamos pisos a seis millones de pesetas cuando otros compradores, por lo mismo, pagaban 13 millones', relata.

Esta será su cuarta promoción y su repercusión ha sido estratosférica. Aún no ha comprado el terreno, 'pero entre enero y febrero del año que viene se podría empezar a agujerear el suelo y a echar hormigón', cuenta Moreno. Edificará 'en la parte norte de Toledo y al sur de la Comunidad de Madrid', pero no dice dónde. Aún quedan cuatro días para que se dé el pistoletazo de salida a la operación y no para de agolparse gente frente a las puertas de la asociación vecinal, que preside el propio pocero bueno.

Dolores y Emilio fueron los primeros en llegar, el domingo por la mañana. Plantaron su tienda de campaña en un carril-bici y allí se quedaron. Lo hicieron por sus dos hijos. 'Es muy duro estar aquí', reconocía ayer Dolores, quien ya sabe lo que es dormir en la calle. 'Por la noche descansamos poco y mal', cuenta. 'Pero por los hijos se hace lo que sea', finaliza.