Público
Público

Más infierno que fútbol

El Atlético se mide al Panathinaikos griego al que ya superó con apuros en la UEFA 2007-08

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No soy un superviviente, soy un ganador'. Ten Cate, entrenador del Panathinaikos, el rival que le ha tocado al Atlético en la ronda previa de la Liga de Campeones, sorteada ayer junto a la Liga Europa, se la tenía jurada a la prensa griega, que le había vapuleado tras la derrota en Praga ante el Slavia (3-1). Tras la épica remontada (3-0), el holandés se sentó ante los medios helenos, soltó esa bravata y se levantó. El hombre que hacía de poli malo para Rijkaard en el vestuario del Barça vive cuestionado. De lo que suceda el 19 de agosto en Atenas, y el 25 del mismo mes, en Madrid, depende su futuro.

La temporada pasada el Panathinaikos acabó tercero y tuvo que disputar un play-off para tener acceso a la fase previa de la Champions. Ten Cate trató de inculcar las líneas maestras del fútbol ofensivo holandés para la competición doméstica y se encogió en Europa en las grandes citas, en la que no le importó alinear tres mediocentros defensivos. Así dio la campanada ante el Inter (0-1, gol del central español Sarriegi). Y así trató de eliminar sin éxito al Villarreal de los octavos. En la Liga helena fracasó por la gran cantidad de puntos que perdió en casa.

Tras remontar el 3-1 ante el Slavia, Ten Cate plantó a la prensa griega

Como siempre que hay un rival griego de por medio se habla más de sus incendiarias gradas que de su juego. Sin embargo, el cacareado infierno no suele ser tan decisivo cuando lo visitan equipos de primer orden.

En lo que va de curso, Ten Cate ha tratado de reforzar el espinazo de su equipo. Por arriba, Kun y Forlán quizás no cacen una, pero por abajo se pueden dar un festín. Ten Cate ha recuperado a Katsouranis (Benfica) con la intención de que forme en el doble pivote con el veterano brasileño Gilberto Silva. Habrá que ver si Abel se atreve con Jurado para reventar ese duelo muscular entre Assunçao y el brasileño. Arriba ha firmado al francés Cissé, que deambula por Europa con el cartel de promesa que nunca llegó a explotar. De vez en cuando emprende un sprint glorioso hacia el gol, por lo que Perea se intuye mejor que Ujfalusi para frenarle.

También ha fichado al díscolo Leto, un zurdo habilidoso que Benítez se llevó al Liverpool y que la campaña pasada fue grano para Valverde en el Olympiacos. La cabeza pensante en ataque es el mediapunta Karagounis, campeón de la Eurocopa de 2004. Los griegos son poderosos a balón parado.

Con los fichajes de Katsouranis y Cisse el técnico holandés refuerza el espinazo

El golazo de Simao

Panathinaikos y Atlético se verán las caras dos años después de aquel golazo de falta de Simao en el último segundo que le dio el pase a dieciseisavos de la UEFA a los rojiblancos. Una de las recuperadas grandes noches mágicas del Calderón. Noches eléctricas, encendidas por una afición a la que el club todavía no ha comunicado si sus abonados tendrán que pagar, incluidos los que ya han desembolsado el paquete europeo. A pesar de que la hinchada se tendrá que conformar con la únicas caras nuevas de Asenjo y Juanito, el Calderón volverá a rugir. D