Público
Público

Más madera para el déficit eléctrico

Se aplaza el paso del coste de los sistemas extrapeninsulares a los Presupuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno ha decidido limitar el traspaso de los costes eléctricos en los archipiélagos y en Ceuta y Melilla a los Presupuestos Generales del Estado, una opción que incrementará aún más el denominado déficit de tarifa. En 2009, el Ministerio de Industria aprobó un real decreto que establecía que ese sobrecoste (propio de sistemas eléctricos aislados, y que hasta entonces se financiaba sólo a través de la tarifa eléctrica) debía pasar 'de forma escalonada' a las cuentas públicas. El objetivo era reducir el citado déficit, el gran coco del sector, que consiste en un desfase entre los ingresos que reconoce el Gobierno a las empresas y los costes reales del sistema eléctrico.

La austeridad ha dado al traste con esa promesa. Los Presupuestos del Estado del próximo año prevén absorber únicamente el 17% del sobrecoste extrapeninsular (el mismo porcentaje que un año antes), pese a que el decreto de Industria decía que debía traspasarse el doble (34%). Según cálculos del sector, esa diferencia porcentual implicará un incremento del déficit tarifario de algo más de 220 millones de euros.

Los consumidores de electricidad (que son los que pagan el citado déficit, aunque a plazos y con intereses) todavía deben a las eléctricas 2.285 millones por los costes extrapeninsulares generados desde 2001. De esa cifra, 590 millones corresponden al periodo 2001-2005 y otros 1.695 millones fueron generados entre 2006 y 2008, según la patronal del sector, Unesa.

Las eléctricas defienden que ese sobrecoste (que afecta sobre todo a Endesa, que opera en régimen de casi monopolio en esas zonas) debería cargarse íntegramente a los Presupuestos, como las ayudas al transporte o el régimen fiscal de esas zonas. El plan de Industria es que eso ocurra en 2013.

El retraso añade más madera a la enorme bola de nieve del déficit, un invento del PP cuestionado desde algunos sectores (que acusan a las eléctricas de distorsionar los precios) y que el PSOE ha perpetuado para evitar las impopulares consecuencias de subir la luz. El desfase, que Industria se comprometía a erradicar completamente en 2013, podría alcanzar los 20.000 millones a finales de este año. Además, está pendiente la titulización (conversión en títulos negociables) de parte de ese déficit, para que las eléctricas puedan cobrarlo (actualmente se lo apuntan como deuda).

Industria, que ha propuesto congelar el próximo enero los peajes eléctricos (que recogen los costes regulados, como las primas a las renovables, el transporte y la distribución), estima un desajuste de unos 3.000 millones para 2011, frente al objetivo de 2.000 millones que fijaba el citado decreto. La bola del déficit sigue creciendo.