Público
Público

Más de mil policías afirman proteger a los manifestantes que sitian la sede del Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de un millar de policías rodean desde primeras horas de la mañana a los manifestantes que ocupan la sede del Gobierno de Tailandia en la capital, donde rige el estado de excepción declarado la víspera por el primer ministro.

La Policía afirmó que los agentes están velando por la seguridad de los activistas, mientras no se han registrado incidentes violentos durante las primeras 24 horas desde la entrada en vigor de la medida de emergencia.

Divididos en cuatro compañías, los policías han sido desplegados en los aledaños del palacio gubernamental y cerca del cuartel general del Ejército, en el casco viejo de la ciudad.

La primera noche de estado de excepción en la capital tailandesa se desarrolló sin actos de violencia entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes.

Durante la madrugada, los activistas se relajaron ante los rumores de que los soldados no irrumpirían en el palacio para desalojar a los opositores, y al amanecer, muchos manifestantes abandonaron el lugar para descansar.

La víspera, el primer ministro, Samak Sundaravej, declaró la medida de emergencia en Bangkok tras la batalla campal del lunes entre los manifestantes antigubernamentales y seguidores del Ejecutivo que causó un muerto y 44 heridos.

Sondhi Limthongkul, fundador de la Alianza del Pueblo para la Democracia (PAD), la formación opositora que ha encabezado las protestas, anunció que éstas se dispersarán antes de 48 horas y confió en que los soldados no emplearán la fuerza contra ellos.

El estado de excepción permite al Ejército emplear la fuerza, bloquear carreteras, evacuar edificios y censurar a los medios de comunicación.

La medida también prohíbe las reuniones públicas de más de cinco personas y autoriza a las fuerzas de seguridad a detener sin cargos a sospechosos de rebelión durante un período máximo de 30 días.

Sundaravej dijo que los militares podrán entrar en cualquier lugar para desalojar a quienes desobedezcan el estado de excepción, indicó en alusión al PAD, cuyos seguidores ocupan desde hace nueve días la sede del Gobierno en la capital.

El jefe del Ejército, general Anupong Paochinda, descartó asestar un golpe de Estado, indicó que la crisis política será resuelta "por medios legales y democráticos" y prometió ejercer moderación si debe disolver las protestas.