Publicado: 10.12.2013 09:25 |Actualizado: 10.12.2013 09:25

Más de la mitad de los inmigrantes aseguran tener peores condiciones laborales que los españoles

Un estudio realizado en cinco comunidades autónomas sirve para reflejar cómo se han integrado en nuestro país y destierra de paso algunos tópicos. La mayoría se encuentran satisfechos por la acogida y un 80% pedir&iacute

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un 52% de los inmigrantes aseguran tener peores condiciones laborales que los españoles, según el informe sociológico Claves de la integración de los inmigrantes en España 2013, presentado este martes en Madrid.

A diferencia de otros estudios, y según resaltan dos de sus autores, este documento analiza la visión que tienen los inmigrantes de su propio papel dentro de la sociedad, aporta su punto de vista, para concluir que la mayoría están satisfechos con el trato recibido y que un 80% pedirían la ciudadanía española de tener ocasión. 

Según el INE, un 12% de la población española es extranjera, 5.730.667 personas en 2011, aunque la cifra apenas ha variado. La mayor parte de los inmigrantes (rumanos 19%, marroquíes 18,8%, ecuatorianos 9,4%, subsaharianos 6,3%, colombianos 6,1%, bolivianos 9,4%, y/o con doble nacionalidad 16,9%) tiene entre 25 y 49 años y reside en las provincias de Madrid (33,7%) y Barcelona (21,4%), pero el documento hace alusión a otras tres comunidades (Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía) en las que el fenómeno de la inmigración es especialmente importante.

Ligia Mihaila: "Para razonar, sentir y comprender la inmigración hay que vivirla" "Para razonar, sentir y comprender la inmigración hay que vivirla", asegura Ileana Ligia Mihaila, una de las autoras del informe. Rumana de nacimiento, ha vivido 26 años en España, y critica algunos estereotipos y etiquetas asociadas a los inmigrantes. En nuestro país viven 858.568 rumanos, que "si se quedan aquí es porque las condiciones en sus países son peores" asegura Ligia Mihaila.

Por sí solo, el número de inmigrantes en nuestro país (más de cinco millones setecientos mil) ya es bastante alto, pero la importancia de estudiar las condiciones en las que viven estos ciudadanos se hace aún más evidente al poner sobre la mesa que un 23% de los menores de 25 años en España son hijos de inmigrantes. Y esto, sin tener en cuenta que muchos de estos inmigrantes no han podido regularizar su situación. 

Cuando se elaboró el estudio, sólo un 31% de los participantes tenían permisos de residencia y de trabajo. De hecho, según Antonio Gutiérrez Resa, otro de los autores, entre un 25% y un 50% de los inmigrantes no han regularizado su situación, aunque un 78% de los encuestados consideran que deberían poder hacerlo.

Ligia Mihaila y Gutíerrez Resa son, junto al recientemente fallecido Pedro González Blasco, los autores del informe, elaborado por la Fundación SM. Con una muestra de 2.349 entrevistas llevadas a cabo entre febrero y marzo de 2011 -los autores recuerdan que el número de extranjeros en nuestro país apenas ha variado desde entonces-, el estudio pretende aportar una óptica distinta sobre las mayores preocupaciones de los inmigrantes, si se relacionan más con españoles u otros extranjeros, qué dificultades encuentran en nuestro país... para concluir que no son tan distintos de los ciudadanos autóctonos.

Los inmigrantes de países de América del Sur son obviamente quienes tienen menos problemas a la hora de integrarse en nuestro país, al compartir el idioma y varios rasgos culturales. Otros, como los magrebíes, tienen más dificultades.

Un 45% de los encuestados reconoce tener problemas con los idiomas autonómicos, y un 43% con castellano, pero, tal y como ocurre con los españoles, el paro es la principal preocupación de los inmigrantes, que curiosamente otorgan una valoración de la clase política similar a la de los españoles.

De hecho, además de recibir menores retribuciones y tener peores condiciones laborales, se exponen a una tasa de paro un 14% mayor que la general, según los autores.

Sólo un 5% se declara "en descontento total" con el trato recibido en nuestro país

El informe, que pone de manifiesto que los inmigrantes hacen un menor uso del sistema sanitario y otros mecanismos sociales, refleja que la mayoría se relacionan con ciudadanos autóctonos, pero no se centra en la discriminación que todavía sufren los extranjeros en España.

En palabras de Ileana Ligia Mihaila, "por fortuna hay poco racismo en nuestro país", aunque sí existe la xenofobia, "miedo al otro". Otro de los autores, Antonio Gutiérrez Resa, sostiene que sólo un 5% de los encuestados se declaran "en descontento total con el trato recibido en nuestro país", una cifra que recuerda la evolución positiva de la mentalidad en nuestro país con relación a los ciudadanos inmigrantes, que el autor ha recordado: "En ciertas líneas del metro puedes escuchar todas las lenguas, es estupendo.Hace 30 años era impensable".

En esta línea, los autores recuerdan que este tipo de estudios deben seguir desarrollándose para lograr la perfecta integración de estos ciudadanos. Otras conclusiones del informe:

- La mayoría lleva más de 6 años en España y un 57% tiene intención de quedarse definitivamente a trabajar y vivir en nuestro país.

- El 77,6% de los inmigrantes viven en régimen de alquiler, la mayoría de los gastos son aquellos destinados a la casa y a la familia, y ocupan su tiempo libre viendo la televisión, en salir o reunirse con los amigos, escuchando música y la radio, y frecuentando los bares.

- Para el 50%, el acceso a las prestaciones ha de existir indistintamente para españoles e inmigrantes en situación regular o irregular, y para el 97% deberían poder disfrutar del derecho de vivir con la familia, poder cobrar un subsidio de desempleo después de haber cotizado a la seguridad social (95%), votar en las elecciones municipales (80%), y obtener la nacionalidad española (85%).

Preguntado por las polémicas concertinas, cuchillas que coronan la valla que separa territorio español y marroquí en Melilla, Gutiérrez Resa ha declarado que cree que" tenemos suficiente imaginación para ofrecer otras alternativas a las concertinas". En su opinión son "una barbaridad, y la UE está retrasando el tratamiento del tema". Varias organizaciones y partidos políticos han pedido la retirada de las cuchillas, que causan graves lesiones a los inmigrantes que cruzan la valla, aunque el Ministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha asegurado que causan "heridas superficiales" y el Gobierno de Rajoy ha rechazado retirarlas.