Público
Público

Más de la mitad de las toxicómanas sufre maltrato

Las mujeres son más reacias a pedir ayuda contra las drogas, dice un estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de la mitad de las mujeres que acuden a los servicios de atención a drogodependientes son víctimas de violencia machista, según un informe de la Fundación Atenea financiado por el Plan Nacional sobre Drogas hecho público ayer. El estudio asegura además que el porcentaje real de mujeres que sufren este doble problema es mucho más elevado, porque gran parte de ellas ni siquiera acude a solicitar ayuda, informa Efe.

El análisis está basado en un trabajo de documentación, encuestas y entrevistas directas en centros de atención a drogodependientes de toda España. 'No existen recursos asistenciales que tengan en cuenta el tratamiento de las mujeres desde la perspectiva de género, ya que los servicios de atención a drogodependientes no tienen entre sus objetivos atender otro tipo de problemas, como el maltrato', denunció la autora del informe, Violeta Castaño.

Además, desde la red de atención al maltrato no se cuenta con espacios específicos para este grupo de mujeres con adicciones, pese a que, en ocasiones, las afectadas recurren a las drogas o a los ansiolíticos precisamente para soportar la violencia que padecen por parte de sus parejas.

En los centros de desintoxicación de drogas se atiende a un 80% de varones frente a un 20% de mujeres. Esto se debe, según Castaño, a que ellas no piden ayuda por miedo a sufrir una 'estigmatización mayor', además de que suelen asumir la carga familiar y no pueden ausentarse de manera prolongada del hogar.

El perfil de este colectivo es el de una mujer con una edad media de 36 años, que se inicia en las drogas a los 19 junto con su pareja, también consumidora. En el 51% de los casos, las afectadas son solteras, y en el 34,5%, están separadas y tienen hijos. En el momento de solicitar el tratamiento, la mayoría convivía con su familia de origen. En cuanto al nivel de estudios, hay un número importante de víctimas que tiene un nivel cultural bajo.

La demanda de tratamiento suele ser por consumo de cocaína combinada con alcohol. Como media, estas mujeres sufren el maltrato de sus parejas durante ocho años antes de acudir a pedir ayuda.