Público
Público

Mas pide un reparto equitativo del esfuerzo de reducción del déficit

Arranca la V Conferencia de Presidentes en el Senado, centrada en el objetivo de consolidación fiscal y en lanzar una imagen de unidad a Europa 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Comienza la V Conferencia de Presidentes en el Senado, la primera con Mariano Rajoy en la Moncloa. La primera con un escenario desolador de agudísima crisis y de escasez de ingresos. Y la primera con la amenaza severa de secesión de Catalunya de España. 

Artur Mas, el president de la Generalitat, fue el último jefe autonómico en llegar. El último en ser recibido por el presidente de la Cámara anfitriona, Pío García-Escudero. A las 8.33, siguiendo el protocolo, desembarcaron en la plaza de la Marina Española el coche en el que viajaban el rey y el príncipe. En la puerta salieron a recibirles el líder del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el propio García-Escudero. 

El rey intercambia unas palabras con Mas, Valcárcel, Fabra y Griñán

Después, desayuno informal, de pie y en la biblioteca del Senado, con el monarca y Felipe. Con poco contenido informativo, según señalaron fuentes de la Zarzuela. Juan Carlos se detuvo con los presidentes de Murcia, Andalucía y País Valencià –Ramón Luis Valcárcel, José Antonio Griñán y Alberto Fabra– como gesto de solidaridad con los fallecidos por las lluvias torrenciales de los últimos días. Las cámaras también captaron cómo se detuvo unos segundos en charlar con Mas y con Ignacio González, recién estrenado en el cargo de presidente de la Comunidad de Madrid

Al desayuno, breve, siguió la foto de familia en el exterior, en la plaza de la Marina Española. Con el rey y con el príncipe. Mas se la hizo y se fue enseguida hacia el interior del palacio del Senado, sin entretenerse en unos minutos de charla con el jefe del Estado. Un nuevo gesto de distanciamiento como el del pasado jueves en Barcelona, cuando evitó aparecer del lado del monarca en la fotografía de autoridades que se hizo con motivo de la inauguración de la nueva terminal de contenedores del puerto de la capital catalana. 

Bruselas dio un año más de plazo a España para cumplir con el techo de déficit

La estrella indudable de esta V Conferencia de Presidentes –además de la crisis, además del debate sobre el sistema de financiación autonómico, además de la anhelada imagen de unidad a Europa– es Mas. El president, según confirmaron fuentes de su entorno, defenderá en la reunión –a puerta cerrada– que se reparta de forma más equitativa el esfuerzo de reducción del déficit. Si Bruselas concedió para este año una relajación en los objetivos de consolidación fiscal (ganó un punto, hasta el 6,3%) del PIB, Catalunya insiste –aunque no es la única comunidad que lo ha demandado– en que ese punto de más debe repartirse también a las autonomías, pues son ellas las que desarrollan las políticas de más gasto, como sanidad y educación. 'Si el esfuerzo principal lo deben hacer las autonomías significa que debe hacerse sobre pilares básicos como la sanidad, la enseñanza y los servicios sociales', dijo ayer el president, quejándose de que el Estado obliga al Estado a un 'ajuste que no es justo', informa Efe. 

Pero el Gobierno ya dijo que no en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera: dejó en el 1,5% el objetivo de déficit para 2012 y del 0,7% para 2013. En la argumentación de Catalunya también pesará la idea de que es de las comunidades que más aporta a la caja común y de las que menos recibe. 

A falta de que se vaya conociendo el contenido de la reunión, fuentes de la Generalitat agregaron que, si el resto de barones autonómicos combaten a Mas por haber decidido el adelanto electoral y plantear un referéndum de autodeterminación, con o sin respaldo del Estado, el president replicará y se defenderá con sus argumentos.

Los trabajos se prolongarán durante todo el día. Por la mañana, hasta las 13.30 horas. Luego habrá pausa para comer y un almuerzo al que asistirá García-Escudero. Hacia las 14 horas se reanudará la sesión, y concluirá sobre las 16.15 horas. Se espera que hacia las 16.30 comience la rueda de prensa del presidente del Gobierno y, media hora más tarde, las comparecencias de los presidentes autonómicos. Todos menos Mas, que ya anunció que daría cuenta a los medios mañana miércoles en Barcelona. 

Rajoy intentó fijar una posición con sus barones para lanzar un mensaje de unidad ante Europa

El Ejecutivo central no está representado sólo por Rajoy. Con él asisten a la cumbre autonómica la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría; el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta. En esta conferencia tampoco habrá una única mujer jefa de un Gobierno regional –en las cuatro anteriores lo era Esperanza Aguirre, hoy fuera de la primera línea política–. Son tres: María Dolores de Cospedal (Castilla-La Mancha), Luisa Fernanda Rudi (Aragón) y Yolanda Barcina (Navarra). 

En los últimos días se ha visto, sin ropajes, la rebelión de varios barones del PP con unos Presupuestos de 2013 que les reportarán exiguos ingresos y que preludian más recortes. Por eso anoche se reunió Rajoy con ellos, para ahormar una posición única e intentar que la cumbre sea el escaparate de un mensaje de unidad de todas las administraciones españolas en la lucha contra el déficit y no el espacio de pelea donde cada comunidad dé cuenta de sus quejas. No será fácil. La situación es delicadísima, las cuentas del Estado, en los huesos y la amenaza soberanista, un hecho.