Público
Público

Más productivos por efecto del drama del paro

La caída de la ocupación propició un fuerte aumento de la productividad en 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España registró el año pasado un significativo aumento (del 2,7%) en la productividad por hora trabajada. Es el mayor incremento desde que, en 1996, la oficina estadística comunitaria, Eurostat, registra esta variable. La productividad también puede calcularse dividiendo el PIB (esto es, la producción) por el número de empleados, aunque en este caso no se tiene en cuenta la distorsión que supone el empleo a tiempo parcial.

A primera vista, el dato parece una buena noticia para el país que inventó la siesta y la sangría, al que persigue el tópico de que sus trabajadores son poco productivos. Una imagen que, por cierto no se ajusta del todo a la realidad, al menos, si se nos compara con Europa (otra cosa es si el referente es Estados Unidos, el tradicional líder mundial en esta variable).

Sin embargo, el buen dato de 2009 tiene cierto truco: la principal explicación para ese fuerte aumento está en la elevadísima tasa de paro (ya llega al 20%), que ha castigado especialmente a los trabajadores eventuales, que, además de los más fáciles (baratos) de despedir, son los más improductivos.

Como señala Alfonso Arellano, investigador de la fundación Fedea, los datos de productividad de España, aunque mejorables, 'no indican una situación catastrófica; estamos tan mal como Gran Bretaña, que es considerado un país válido'.

Sin embargo, hay un importante margen de mejora, como demuestran algunos ejemplos concretos. El más significativo es el de Iberdrola, la primera eléctrica española. Hace tres años, la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán permitió a 7.300 de sus empleados en España (el grupo tiene más de 32.000 en todo el mundo) acogerse a la jornada continuada: desde entonces, los empleados entran entre las 7.00 y las 7.30 horas y salen entre las 15.00 y las 15.30 horas. El balance es positivo: el grupo ha conseguido incrementar su productividad en 500.000 horas y ha reducido el índice de accidentalidad y absentismo un 10% (una cuarta parte de los accidentes se producían por la tarde, según la empresa).