Público
Público

Mas promete "generosidad y humildad" al administrar un triunfo que da por hecho

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, se ha comprometido hoy a administrar con "generosidad y humildad" un triunfo electoral que ha dado por hecho, en un discurso en el que ha obviado por completo a sus adversarios.

En una emotiva intervención ante un Palau Sant Jordi de Barcelona lleno hasta la bandera -20.000 asistentes, según la organización, cifra idéntica a la ofrecida ayer por el PSC en su mitin en el mismo emplazamiento-, Mas ha intentado transmitir su cara más amable para apelar al "voto útil por el cambio" a un electorado transversal.

Posiblemente para no despertar el temor de los votantes de otros partidos que puedan estar planteándose votarle esta vez a él para hacer realidad un cambio, Mas ha empleado un tono lo más alejado posible de la arrogancia: "El domingo podemos tener una victoria grande, una gran mayoría. Sobre todo, administrémosla con generosidad, humildad y un gran espíritu de servicio".

"Si en algún momento a mí se me notase que no recibo esta victoria con este espíritu que os digo, me claváis una bronca y me dais un tirón de orejas, con total libertad", ha dicho Mas, recibido con gritos de "¡Mas president!" en un Palau inundado de 'senyeres'.

"Cuanta mayor sea la mayoría que recibamos, recibámosla con la máxima humildad. Cuanto más plural sea nuestro legado de votos, con mayor generosidad lo tendremos que administrar. Y cuanto mayor sea el número de catalanes que nos otorguen la confianza, mayor debe ser nuestra entrega al país y nuestro espíritu de servicio a Cataluña", ha remarcado.

En la misma línea conciliadora, ha garantizado que si CiU vuelve a la Generalitat no será para "vengarse ni pasar cuentas a nadie" sino "para servir honesta y eficazmente al conjunto de Cataluña, absolutamente a todo el mundo".

Mas ha omitido cualquier referencia despectiva hacia sus rivales, se diría que incluso los ha ignorado por completo en su discurso, y se ha dedicado a tocar la fibra sensible de los nacionalistas, con alusiones al "viaje a Itaca" que ahora culmina CiU, regresando a la Generalitat tras su larga travesía por el desierto de la oposición.

"Si todos los catalanes apagasen por un momento todas las estrellas del cielo, yo iría con vosotros, aunque fuese a oscuras, por el camino que lleva a la justicia y la libertad", ha sentenciado un Mas que se ha prodigado en mensajes con pretensiones líricas.

La única andanada implícita a sus oponentes ha sido reivindicar CiU como "el partido que quiere unir" al conjunto de Cataluña frente a quienes quieren generar la "división" en la sociedad catalana.

Ha tenido palabras de afecto hacia su director de campaña, David Madí, tras los "golpes" que se llevó por el frustrado asalto a la Generalitat en las elecciones de 2006, así como hacia su mentor, Jordi Pujol.

También hacia el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, que a su vez ha enterrado de manera solemne su viejo resquemor hacia Mas, con quien compitió hace una década para convertirse en el relevo de Pujol como cabeza de lista de CiU en unas elecciones al Parlament.

En uno de los momentos más emotivos de la noche, Mas ha querido dirigir un agradecimiento explícito a su mujer, Helena Rakosnik, y ha reproducido la dedicatoria que le estampó en un ejemplar del libro sobre él escrito por Pilar Rahola.

"Para Helena, coprotagonista durante 30 años de mi vida, de los sueños y de las ilusiones. Juntos cruzaremos las metas, celebraremos las victorias, haremos frente a las adversidades y sonreiremos a la vida, que nos ha dado más de lo que nos ha quitado", ha citado Mas, que no ha podido reprimir su emoción, sobre todo cuando Rakosnik se ha levantado de su asiento en primera fila y ha subido al escenario para abrazarle.

El músico Pep Sala se ha encargado de amenizar los prolegómenos del acto interpretando el gran éxito de Sau "Boig per tu", coreada por el propio Mas y su mujer, a quienes las cámaras del pabellón han enfocado abrazados y emocionados en ese momento.