Público
Público

Masacre de mujeres y niños en un mercado de Pakistán

Casi 100 personas mueren en un atentado el día que llega Hillary Clinton al país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los talibanes paquistaníes dieron ayer un recibimiento macabro a la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton. Tres horas después de su llegada a Islamabad, un coche bomba con 150 kilos de explosivos hizo saltar por los aires un céntrico mercado de Peshawar. Al menos 95 personas, en su gran mayoría mujeres y niños, murieron en el acto en esta ciudad del noroeste paquistaní. La vida de 60 más pende de un hilo, al encontrarse hospitalizadas en estado crítico. Y otras 110 presentan heridas de menor gravedad, según fuentes hospitalarias.

Ha sido el peor atentado cometido en Pakistán en dos años y el decimotercero que golpea a un país 'en estado de guerra' en palabras de su ministro de Interior, Rehman Malik en lo que va de mes.

Un coche bomba provoca un infierno en una céntrica plaza de Peshawar

El Ejército paquistaní ha lanzado una ofensiva en Waziristán del Sur, una de las áreas tribales fronterizas con Afganistán, alegando que es el origen de la actual campaña de terror talibán. Unos 28.000 soldados paquistaníes intentan desde hace una semana y media acabar con los 10.000 insurgentes que se estima que se encuentran allí.

Según analistas militares, la cifra es claramente insuficiente y despierta dudas sobre el verdadero objetivo de la operación militar. De todo el contingente enviado, probablemente sólo unos 11.000 soldados serán de infantería, explica a The New York Times Javeed Hussain, un militar retirado paquistaní. Por eso, la proporción es de un soldado por cada guerrillero, cuando debería ser de cinco a uno para ser efectivo, subraya Hussain. Además, de los 10.000 insurgentes presentes en Waziristán del Sur, el Ejército ha matado hasta ahora a unos 200, una cifra muy inferior a la de la campaña del valle de Swat.

Según declara al diario neoyorquino Tariq Fatemi, ex embajador de Pakistán en EEUU, el Ejército de Pakistán quiere limitar el poder de los talibanes en este distrito tribal pero no destruir completamente a los que han sido sus aliados durante décadas en las guerras por Cachemira con India. Menos aún cuando la influencia india en Afganistán es cada día mayor y ni siquiera Barack Obama tiene claros los planes de EEUU en ese país vecino.

Clinton promete a Pakistán «toda la ayuda que necesite» contra el terrorismo

Clinton dejó claro que la Administración estadounidense respalda la actual ofensiva militar. 'Esta lucha no es sólo la de Pakistán. Los extremistas quieren destruir lo que nos es querido. Es también nuestra lucha. Estamos hombro con hombro con vosotros y os vamos a dar toda la ayuda que necesitéis para conseguir vuestro objetivo', dijo la secretaria de Estado en rueda de prensa.

Su homólogo paquistaní, Shah Mehmud Qureshi, sostuvo que el Gobierno no cederá. 'Matando a inocentes no minaréis nuestra determinación, no se verá afectada. Vamos a seguir luchando. Sabemos que estáis huyendo, que os hemos derrotado en el valle de Swat y os derrotaremos en Waziristán del Sur. Queremos la estabilidad de Pakistán', subrayó.

La visita de Clinton tiene lugar pocas semanas después de que el Congreso de EEUU aprobara una ley que otorga 7.500 millones de dólares anuales de ayuda a Pakistán. El reembolso millonario se destinará a programas económicos y sociales durante los próximos cinco años, pero está condicionado: se suspenderá si el Ejército paquistaní no combate con firmeza a los extremistas.