Público
Público

Masivo entierro en Indonesia de los autores de atentados de Bali

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Heri Retnowati

Tres extremistas musulmanes ejecutados como autores de los atentados de Bali en 2002 fueron enterrados el domingo ante miles de simpatizantes que gritaban "Allahu akbar" (Alá es grande).

Algunos analistas habían advertido sobre lo que podía ocurrir, pero finalmente los funerales transcurrieron con relativa tranquilidad, a pesar de algunos empujones entre policías y periodistas.

Imam Samudra, de 38 años, Mukhlas, de 48, y Amrozi, de 46 - fueron fusilados poco después de la medianoche en la isla Nusakambangan, en el centro de Java, informó el domingo un portavoz de la oficina de la Fiscalía General.

"La gente tiene que estar vigilante y hay una posibilidad de alguien responda a la petición de los tres hombres muertos, pero no creo que la gente debiera pensar que automáticamente habrá un terrorismo activo", dijo Sidney Jones, un experto en seguridad del Grupo Internacional de Crisis, que tiene su sede en Bruselas.

En una entrevista con Reuters el año pasado, los tres dijeron que sólo se lamentaban el hecho de que algunos musulmanes murieran en los atentados.

El 12 de octubre de 2002, dos explosiones destrozaron un pub y una discoteca en la zona de Kuta, en Bali, causando 202 muertos, entre ellos 88 australianos y 38 indonesios, lo que supuso un duro golpe para la industria del turismo de la isla.

los hermanos Mukhlas y Amrozi a Lamongan, en el este de Java, e Imam Samudra a Serang, en el oeste de la principal isla de Indonesia.

Unas 3.000 personas se congregaron cuando el cadáver de Samudra, cubierto por un sudario negro con inscripciones islámicas, fue trasladado a una mezquita. Algunos intentaban tocarlo o ayudar a trasladarlo.

En Tenggulun s reunieron miles de islamistas de varios grupos, ante la policía armada, cantando "Adiós Syuhada" (héroes) y "Allahu akbar" mientras los cadáveres de Mukhlas y Amrozi eran llevados de la mezquita a la escuela islámica en la que el polémico clérigo Abu Bakar Bashir rezó por los hermanos.

Bashir, que ha sido acusado de cofundar el grupo integrista regional de la Yemaah, fue encarcelado por conspiración con los atentados, pero finalmente fue puesto en libertad.

UNA SOLA BALA

El portavoz del fiscal general indicó que los tres pidieron que no se les tapara los ojos.

"Solo una bala alcanzó a las víctimas, justo en el lado izquierdo del pecho, alcanzando el corazón", dijo Jasman Padjaitan en una rueda de prensa.

En Australia, la reacción de las víctimas fue mixta.

"Ya no pueden animar a más personas", dijo a Reuters Televisión el superviviente Erik de Haart, que perdió a seis compañeros de su club de fútbol de Sídney.

Georgia Lysaght, otra australiana que perdió a su hermano Scott, de 33 años, dijo a Reuters que las ejecuciones no supondrían ninguna diferencia sobre cómo se siente.

"No me va a devolver a Scott y no va a cambiar lo que pasó", afirmó.