Público
Público

Matesanz desea que la UE sea "el bastión" contra "el turismo de trasplantes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) española, Rafael Matesanz, ha dicho hoy que la Unión Europea, que tendrá en 2012 un modelo integrado en la materia, tiene que convertirse en "el bastión" contra "el turismo de trasplantes" o tráfico ilícito de órganos, "una lacra del siglo XXI".

En una rueda de prensa en Oviedo, donde el viernes la ONT y The Transplantation Society (TTS) recibirán el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, Matesanz ha recordado que la lucha contra la no comercialización de los órganos humanos ha sido uno de los motivos por el que se les ha concedido este galardón.

Matesanz ha deseado que la UE lidere el combate contra el turismo de trasplantes a partir de agosto de 2012, cuando finalizará la adaptación de las legislaciones de los Veintisiete al nuevo modelo europeo de gestión de los trasplantes -basado en el español, el más exitoso del mundo-, tras la aprobación este año de una directiva "que pone las bases para una gran organización paneuropea".

El reto del nuevo modelo europeo, en opinión del director de la ONT, será que en 2015 las cifras de trasplantes conseguidos en la UE sean "cuanto menos similares a las de España", que con 34,4 donantes por millón de personas y más de 4.000 trasplantes efectuados en 2009 tiene el liderazgo mundial.

"Quizá no se logre en 2015", ha dicho Matesanz, que ha reconocido que es "un objetivo ambicioso" y ha valorado que, en cualquier caso, la UE está llamada a ser el mayor ámbito del mundo para el trasplante de órganos.

El alto índice de donaciones de España -en especial de Asturias, Cantabria y el País Vasco, que rondan los 40 donantes por millón-, es, según Matesanz, "difícil de superar", ya que está cambiando la epidemiología y cada vez hay menos donantes jóvenes, en otros motivos por el descenso de los accidentes mortales de tráfico.

En cuanto a las donaciones por personas vivas, preferible en algunos casos, como para jóvenes o pacientes de diabetes, Matesanz ha indicado que si bien en España está en el 2 ó 3 por ciento, la tendencia es al alza y la sociedad española "se está poniendo las pilas", por lo que "en pocos años" puede superar el 20 por ciento, que es la media europea.

Del tráfico comercializado de órganos en España, Matesanz ha opinado que no existe "ningún indicio" dentro del 2 por ciento de donaciones entre no familiares que se hacen gracias a la supervisión judicial exigida por la ley hacia el donante para que no quepan coacciones ni compensaciones económicas.

Matesanz, sobre los "recién llegados" a los trasplantes, los de tejidos compuestos (de cara o de extremidades), ha dicho que darán "de sí bastante" y que su futuro irá de la mano de la medicina regenerativa, para la que ha augurado "una verdadera revolución" en los próximos años.

El director de la ONT desde que se fundó en 1989 -salvo durante nueve meses en 2004- ha recordado que "en cualquier momento" en el hospital valenciano de La Fe se hará el primer trasplante del mundo de unas piernas.

A su juicio, esta operación no será más complicada que la de un trasplante de brazos y si no se ha hecho antes es por la existencia de prótesis "muy eficaces" -como ejemplo se ha referido a las del atleta sudafricano Oscar Pistorius-, aunque sí será más complicada la rehabilitación, que será de "bastantes meses".

El paciente en lista de espera en Valencia para el primer trasplante de piernas, ha apuntado Matesanz, conoce los riesgos y la operación ha sido autorizada al no caber "otro procedimiento mejor".

Matesanz cree que el estado del bienestar no está en riesgo por la crisis económica, porque, ha afirmado: "Todo lo que se valora mucho y bien no vamos a dejar que retroceda".

Para que en América Latina logren sistemas de gestión del trasplante de órganos parecidos al español, Matesanz ha puesto como premisa que la asistencia sanitaria se extienda a todo el país, así como un esfuerzo en la formación del personal sanitario, que en España en los veintiún años de existencia de la ONT ha alcanzado a 11.000 personas.