Público
Público

Mato deja en manos de Gallardón la reforma de la Ley del Aborto

La ministra se desentiende de esta cuestión en la Comisión de Igualdad del Congreso, pero declara estar "segura" de que será una norma "de todo el Gobierno"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Defiende la 'protección del derecho a la vida', pero no se moja mucho más. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha comparecido este miércoles, por primera vez desde febrero de 2012, en la Comisión de Igualdad del Congreso para hablar de violencia de género y aborto. Sin embargo, decidió dejar este último tema en manos de la Comisión de Justicia, ya que ha sido el titular de ese ramo, Alberto Ruiz Gallardón, quien ha impulsado la reforma de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo de 2010.'Será en la Comisión de Justicia donde se debatirá esa ley', zanjó Mato en un primer momento.

No obstante, la ministra dijo estar segura de que, cuando se apruebe, 'será una Ley de todo el Gobierno'. 'Vamos a modificar la Ley de 2010 para reforzar el derecho a la vida, porque está en nuestro programa electoral y, aun así, los ciudadanos nos votaron. La ciudadanía que nos ha votado sabe que vamos a reformar la Ley del Aborto y estamos comprometidos con ellos', justificó. Aunque no dio detalles sobre la reforma, que sólo se conoce por las píldoras informativas que Gallardón ha ofrecido desde el verano pasado.

Mato: 'Quiero volver al consenso constitucional y modificar la situación de las menores'

'No me parece oportuno hablar de una ley cuyo contenido no se conoce, pero si me piden mi opinión, les diré que yo quiero volver al consenso constitucional y quiero modificar la situación de las menores, porque no es razonable que se enfrenten a una situación tan traumática sin apoyo de sus padres', respondió Mato a las peticiones de la oposición, que la acusó de emitir un 'silencio cómplice con la regresión' que supone la reforma de Gallardón. En cuanto a la eliminación del supuesto de malformación fetal, la ministra sólo añadió que el Ejecutivo intentará 'cumplir con la Convención de la ONU sobre derechos de las personas con discapacidad'. 'Este Ministerio colaborará con el departamento de Justicia, estudiaremos su texto y haremos las aportaciones oportunas', se limitó a apostillar la ministra.

Por otro lado, sí quiso hacer un alegato sobre la 'prevención de embarazos indeseados' y el 'apoyo a la maternidad'. En este sentido, Mato se mostró a favor de fomentar 'ayudas para quien decida seguir adelante con su embarazo, porque hay mujeres que se ven obligadas a abortar porque no tienen recursos económicos'. Sin embargo, la ministra obvió un estudio de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (Acai) en el que se pone de manifiesto que la mayoría de mujeres que han abortado lo volverían a hacer aunque sus circunstancias socioeconómicas hubiesen sido mejores.

Pese al alegato feminista de Mato ['siempre he defendido, por convicción y no por obligación, los derechos de las mujeres porque quiero dejar a mis hijos y a mis hijas un mundo más igualitario', sentenció], la oposición la acusó de elaborar 'políticas de traición a las mujeres'. Así se expresó la portavoz del Grupo Socialista, Carmen Montón, que le recriminó a la ministra la no asistencia a la Comisión de Igualdad y el haberse declarado 'no competente' dejando en manos del Ministerio de Justicia la reforma de la Ley del Aborto. 'Su silencio cómplice es inaudito con una reforma que pretende volver a la persecución de las mujeres', criticó. 'No se arroguen la defensa de la vida, porque ustedes han votado contra la Ley de Reproducción Asistida y poco les importa la vida de  las mujeres a las que van a abocar al aborto clandestino e inseguro', añadió la socialista.

Montón (PSOE), a la ministra: 'No se arroguen la defensa de la vida, porque poco les importa la de las mujeres a las que van a abocar al aborto inseguro'

En la misma línea se expresaron también Ascensión de las Heras (IU), portavoz del Grupo de la Izquierda Plural -que integra a IU, ICV, EUIA y CHA-, y Olaia Fernández (BNG), portavoz del Grupo Mixto. 'El Gobierno ha ninguneado a esta Comisión a la que se le ha secuestrado la oportunidad de participar en ese falso debate que no estaba en la agenda política ni social del país. Su silencio cómplice nos decepciona, señora ministra', expuso la primera. 'Nos preocupa que desde su Ministerio no se quiera abordar el tema del aborto [...] ustedes no sólo quieren volver a la Ley de 1985, sino a la hipocresía y a la falsedad', criticó la segunda. 'La judialización de una ley de esta índole deja claro el camino que van a seguir: van a penalizar o despenalizar el aborto y por eso la reforma va por Justicia y no por Sanidad, Igualdad o Educación', aventuró respecto a este tema Joseba Agirretxea, del PNV.

Por su parte, Toni Cantó, de UPyD, abogó por reformar tanto la Ley del Aborto como la de Violencia de Género. 'Sí hay debate en la calle, por eso nosotros tenemos ganas de dialogar', sentenció con respecto al primer tema. Con respecto al segundo, el polémico diputado apostó por la sustitución de la Ley de Violencia de Género por una de 'violencia intrafamiliar que abarque a más personas', aunque no especificó a qué se refería con dicho término. 'Estamos por otra ley diferente. Se puede y se debe revisar', concluyó.

Respecto a la violencia de género, la ministra Ana Mato ha detallado que la Estrategia nacional para la Erradicación de la Violencia de Género 2013-2016, presentada por el Gobierno el pasado sábado, estará dotada con 1.539 millones de euros de presupuesto y 250 medidas de protección de víctimas y prevención frente a esta lacra.

Los grupos de la oposición recriminaron a la titular de Igualdad haber elaborado dicho plan de forma unilateral y de eliminar en él el agravante para las penas de cometer el delito en presencia de menores; algo que, según la ministra, se debió a un error técnico que ya está solucionado. Aun así, dado que esas cuestiones, así como la conversión de faltas en delitos, irán ligadas a la reforma del Código Penal que también ultima el ministro de Justicia, la oposición aprovechó la ocasión para volver a atacar a Mato. 'Si Gallardón toma las decisiones que le corresponden a usted por competencia, usted debería ser la primera en irse', le espetó De las Heras. 

IU pidió la dimisión de Mato, 'si Gallardón toma las decisiones que le corresponden por competencia'

Olaia Fernández, por su parte, instó a la ministra a reforzar la formación de los agentes de Policía y otros encargados de atender a las víctimas de violencia machista. 'El nivel de especialidad que tienen quienes tienen que atenderlas es cero y no sólo eso, sino que, en ocasiones, raya la misoginia', denunció. Y Lourdes Ciuró, de CiU, también solicitó el endurecimiento de penas para quienes matan a sus parejas o exparejas.

La socialista Carmen Montón se mostró a favor de un Pacto de Estado contra la violencia machista, siempre que haya 'acuerdo' entre todos los grupos políticos. 'Pero no seremos cómplices de dar pasos atrás', apostilló, denunciando los recortes del Gobierno en materia de Igualdad.

La ministra respondió entonces que la reducción presupuestaria se debe a gastos 'superfluos' como los correspondientes a dietas, estudios y publicaciones y campañas de sensibilización. 'Reciclamos campañas anteriores y elaboramos otras con coste cero porque el mensaje es el mismo', defendió Mato, que condenó la muerte de 22 mujeres en lo que va de año y aseguró que erradicar este problema es 'prioritario' para el Gobierno'. 'Nunca vamos a estar satisfechos mientras haya una sola mujer víctima de violencia de género', manifestó.

Por último, Mato también presentó, además de su propuesta de elevar la edad de consentimiento sexual a 16 años, un futuro Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades, destinado a luchar contra la discriminación laboral y salarial de las mujeres, contra el techo de cristal y a fomentar la conciliación y a la corresponsabilidad. No obstante, advirtió la ministra, 'los planes no se elaboran de la noche a la mañana'.

016. Teléfono de atención a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica.