Público
Público

Mauritania investiga el secuestro de italianos y garantiza la seguridad de los extranjeros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades mauritanas aseguraron hoy que se están realizando "las investigaciones necesarias" sobre el secuestro de dos ciudadanos italianos el pasado viernes y que se han tomado "todas las medidas para garantizar la seguridad de los extranjeros" residentes en el país.

Así lo recoge hoy en el periódico oficial "Horizons", tres días después del secuestro de una pareja de italianos en la carretera que une la ciudad de Kobeny (a unos 1.000 kilómetros al sureste de Nuakchot) con el país vecino de Mali.

Se trata de la primera manifestación oficial al respecto ya que, el pasado día 19, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Babah Sidi Abdala, indicó únicamente que se había enterado del rapto a través de los medios de comunicación y pidió prudencia a la hora de tratar el asunto.

"Desde que fueron informadas, las autoridades locales han realizado las investigaciones necesarias, que confirmaron que el minibus en el que viajaban había pasado durante la tarde por el punto de control de Kobeny y que en su interior se encontraban dos personas de nacionalidad italiana", indica el diario.

Por su parte, el director de Desarrollo y Relaciones de la Unión Europea con los Países Africanos-Caribe-Pacífico, el italiano Stefano Manservisi, señaló ayer en una rueda de prensa que ya se ha puesto en marcha "una operación discreta entre Italia, Mauritania y Mali".

Manservisi realizó esta afirmación tras haber mantenido contacto telefónico con el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, y apuntó también que "aparentemente los dos ciudadanos italianos se encuentran ahora en territorio malí".

Fuentes de seguridad y de la Administración local mauritana indicaron a Efe que hay indicios de que los italianos han caído en manos de la red terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), la misma que reivindicó el rapto de tres cooperantes españoles a finales de noviembre.

Según las fuentes, la pareja estaba formada por un turista italiano y su mujer, originaria de Burkina Faso pero con nacionalidad italiana, y su secuestro se produjo hacia las 22.00 hora local y GMT del viernes.

El nuevo rapto se produjo tres semanas después del de los tres cooperantes españoles de la ONG Barcelona Acció Solidària en la carretera que une Nuadibú, al norte del país, con la capital.

AQMI confirmó el 8 de diciembre que tiene en su poder a los tres españoles y que se encuentran en buen estado de salud, pero no se ha pronunciado todavía sobre las exigencias requeridas para su rescate.