Público
Público

Maxwell, un lateral de perfil Barça

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

"Felicito a todos los que, desde el Barcelona, han tenido algo que ver con su incorporación. Es un gran acierto, porque es un jugador hecho para jugar en el Barça de Josep Guardiola", ha manifestado Toni Bruins, ayudante de Johan Cruyff en la época gloriosa del 'Dream-Team'.

Bruins sabe de lo que habla. Fue la mano derecha de Ronald Koeman cuando Maxwell recaló en el Ajax procedente del Cruzeiro y vio como aquel joven interior zurdo brasileño explotó todo su talento, cuando fue reconvertido a lateral en su primer contacto con el fútbol europeo.

De hecho, el rendimiento de Maxwell Scherrer Cabelino Andrade, (Vila Velha, Espirito Santo, Brasil, 27 de agosto de 1981), fue sobresaliente en el club de Amsterdam, tanto que fue nombrado mejor jugador de la Liga holandesa en 2004.

El Inter de Milán se fijó entonces en él. Una grave lesión de rodilla le apartó durante ocho meses de los terrenos de juego, y el Inter de Milán lo cedió al Empoli para que recuperara su mejor nivel antes de enrolarlo definitivamente en sus filas.

Maxwell regresó al Inter en 2006, totalmente recuperado, y allí se hizo el amo de la banda izquierda, conquistando los tres últimos 'Scudettos',, pero la llegada de José Mourinho al banquillo 'neroazurro' la temporada pasada ha acabado por relegarle a la suplencia.

Koeman, en la final de Roma, le comentó a 'Txiki' Begiristain, secretario técnico del Barcelona que, si lo que quería era un refuerzo para el lateral zurdo, que no buscarán más, y que cogiera un billete de avión para el primer vuelo que partiese hacia la capital de la moda.

La negativa del presidente del Deportivo de La Coruña, Agusto César Lendoiro, de traspasar a Filipe Luis, objetivo prioritario del conjunto azulgrana, por 9 millones de euros, hizo el resto, y la entidad catalana encontró un 'chollo' por la mitad de ese precio.

El Barcelona se lleva a un jugador en plena madurez -el mes que viene cumplirá 28 años- de solvencia contrastada, formado en las escuela brasileña, pero forjado en el fútbol europeo. En Holanda, desplegó todo su poder ofensivo. En Italia, ha aprendido a defender.

Rápido, serio, disciplinado en defensa, atrevido cuando sube la banda, dotado de una buena técnica y de un buen disparo de media distancia, es amante del juego combinativo y no le gusta rifar el balón porque sí. Es un futbolista de perfil Barça.

Llega por 4,5 millones de euros, más 0,5 millones más en concepto de variables, y ha firmado por cinco temporadas. Aquella vieja lesión de rodilla ya está olvidada y, ahora espera hacerse con un puesto en el Barcelona del triplete.

Aunque, en principio, viene a ocupar la plaza que deja vacante su compatriota Sylvinho como sustituto de Eric Abidal, por su calidad bien podría acabar jugando de titular y sentar al francés en el banquillo.

"Maxwell nos demostró desde el primer día sus capacidades. Son las de un jugador con un recorrido extraordinario, que ocupa toda su banda y se convierte en pocos instantes de lateral en extremo. Además, sus centros son excelentes y, tras su paso por Italia, es un jugador aún más completo. Se adaptará perfectamente al juego de toque, de posiciones y de ataque que practica el Barça de Guardiola", destaca Bruins.

Si Maxwell demuestra esta pretemporada sólo la mitad de lo que el veterano técnico holandés dice de él, la banda izquierda del conjunto azulgrana, parece que tendrá un nuevo inquilino. Pep tendrá la última palabra.