Público
Público

El mayor banco de Estados Unidos renueva a su equipo directivo

La presión que sufre Bank of America por su papel en la crisis hipotecaria ha desembocado en cambios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bank of America remodeló hoy su equipo directivo en medio de la presión que sufre el banco por su papel en la crisis hipotecaria, que ha llevado a la entidad a perder casi la mitad de su valor en Bolsa, desde que comenzó el año.

El consejero delegado de Bank of America, Brian Moynihan, anunció en un comunicado de prensa la designación de David Darnell y Tom Montag como nuevos codirectores de operaciones de la empresa, responsables de todas las unidades operativas del banco.

Moynihan confirmó también que Joe Price y Sallie Krawcheck, que hasta la fecha se encontraban al frente de los departamentos de operaciones de Bank of America, abandonarán la entidad, el mayor banco de EEUU por volumen de activos.

La remodelación de hoy representa un paso significativo en la continua transformación de la empresa, dijo Moynihan, quien destacó el liderazgo de Darnell y Montag en obtener rentabilidad y crecimiento para los clientes del banco.

Darnell será responsable de las unidades de negocios relacionadas con clientes particulares, incluidos depósitos, tarjetas de débito y de crédito, hipotecas, banca privada, pequeños negocios y otros productos y servicios relacionados.

La remodelación del equipo directivo llega en mitad de  una crisis de confianza de los inversores

Montag asumirá el control del negocio con empresas e inversores institucionales, incluidas su departamento de investigaciones Bank of America Merrill Lynch Global Research y la unidad de ventas en los mercados globales, entre otros.

La remodelación del equipo directivo llega en momentos en que el banco atraviesa una crisis de confianza de los inversores, que ha llevado a la entidad a perder casi la mitad de su valor en Bolsa desde que comenzó el año.

La pérdida de fe de los inversores se produce mientras Bank of America lucha por dar un carpetazo a las demandas e investigaciones de las que es objeto a raíz de su papel en la crisis hipotecaria, que le han costado ya multimillonarios acuerdos con inversores.

A las demandas de los inversores se suma una querella presentada la semana pasada en su contra por el Gobierno de EEUU, en la que reclama multimillonarias compensaciones por las pérdidas generadas por los títulos basados en hipotecas de alto riesgo.

Las autoridades federales acusan al banco, y más de una docena de entidades más, de vender a Fannie Mae y Freddie Mac 6.000 millones de dólares en activos engañosos, al tiempo que Countrywide comercializó 26.600 millones y Merril Lynch otros 24.853, dos entidades absorbidas por ese banco tras la crisis.

Sin embargo, no todo han sido malas noticias para el banco ya que el legendario inversor Warren Buffett anunció el pasado 25 de agosto una inyección de 5.000 millones de dólares para salir al rescate de Bank of America.

Las acciones del banco, que cerraron hoy con una fuerte caída del 3,59 por ciento en la Bolsa de Nueva York para cambiarse de manos a 6,99 dólares por título, subían el 0,43 por ciento en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los mercados.