Público
Público

A mayor educación, menor riesgo de ataque cardíaco: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más educación reduciría elriesgo de infarto, tanto en los países ricos como en lasnaciones pobres.

Varios estudios en países occidentales habían identificadouna relación entre un mejor nivel socioeconómico y un menorriesgo de enfermedad coronaria.

Pero dado que las investigaciones usan distintos criteriospara medir el nivel socioeconómico (la educación, el trabajo oel ingreso), se desconoce si todos esos factores son igualmenteimportantes.

Además, poco se sabe sobre cómo el nivel socioeconómicoafecta el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca en lospaíses en desarrollo.

Para el estudio, publicado en la revista Heart, los autoresanalizaron datos de más de 12.000 casos de infarto y 14.000personas sanas, de 52 países y con la misma edad.

En todos los países, la educación, pero no el ingresofamiliar, las propiedades o el trabajo, estaba muy asociada conel riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Esa relación fue mássólida en los países más ricos, pero también evidente enaquellos de medianos y bajos ingresos.

"La fortaleza de esa relación se debe quizás a una mayorinformación sobre las causas de la enfermedad cardíaca y cómoevitarlas", dijo a Reuters Health la doctora Annika Rosengren,del Hospital Universitario de Sahlgrenska, en Suecia.

De hecho, el estudio reveló que la obesidad abdominal y losmalos hábitos de vida, como más sedentarismo y tabaquismo ymenos consumo de frutas y verduras, podían explicar casi lamitad del riesgo asociado con el bajo nivel educativo.

Conocer esos factores de riesgo "es un primer paso haciaelecciones más saludables", indicó la autora.

Aun así, y tras considerar el estilo de vida, el ingreso,la edad y otros factores, el equipo halló que las personas conbajos niveles educativos (ocho años o menos de escuela) eran un31 por ciento más propensas a tener un infarto que las quehabían aprobado el secundario.

La falta de educación estuvo asociada con un 61 por cientomás riesgo de ataque cardíaco en los países ricos y con un 25por ciento en los países de medianos y bajos ingresos.

Para el equipo, esto sugiere que el desarrollo económico yel aumento de los ingresos en el país ampliarían la brechaasociada con el infarto entre aquellos más y menos educados.

Aunque se necesitan más estudios, por ahora, el equipoopina que los resultados sugieren que extender el alcance de laeducación en los países en desarrollo contrarrestaría elcrecimiento de la enfermedad cardíaca.

"Los resultados sugieren que mejorar el nivel educativo dela población podría prevenir en parte la creciente epidemia (deenfermedad coronaria) en los países en desarrollo porquemejoraría el estilo de vida", escribieron los autores.

FUENTE: Heart, 15 de diciembre del 2009