Público
Público

La mayoría cree que la Comunidad espió a políticos

El 71% opina que Aguirre debe dimitir si se prueba la acusación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mayoría de los ciudadanos está convencido de que la Comunidad de Madrid ha estado espiando a políticos del PP contrarios a Esperanza Aguirre. Ese es uno de los datos más relevantes del Publiscopio sobre la materia, cuyo trabajo de campo comenzó el pasado día 16 y finalizó el 18, justamente el día en que la comisión de investigación parlamentaria creada en la Asamblea de Madrid concluyó, gracias a la mayoría absoluta del PP, que no había existido tal espionaje.

Según el sondeo, el 52,5% de los entrevistados que está informado sobre el caso (el 84% del total) sostiene que sí hubo seguimientos, y sólo el 17,6% opina lo contrario. En el segmento de la muestra correspondiente a Madrid, el porcentaje de entrevistados seguros de que la Comunidad espió se dispara casi diez puntos hasta el 62%.

Son los votantes del PSOE quienes, por abrumadora mayoría del 71% sostienen que hubo espionaje. En el electorado conservador, sólo el 28% suscribe esa afirmación, mientras que un 38% entiende que no existieron los seguimientos y un 34% se aferra a la casilla del 'No sabe'.

El sondeo incluye una pregunta sobre lo que la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, debería hacer 'si se llegase a probar' el espionaje, asunto ahora en manos de los tribunales tras el carpetazo a la investigación parlamentaria y a la que el PP había abierto con carácter interno.

Aquí, el índice de quienes opinan que Aguirre debería dimitir resulta demoledor: dos de cada tres ciudadanos (71%) cree que debería dimitir. Hay un 14,9% partidario de que la dirigente conservadora mantenga su puesto aun si queda fuera de toda duda que hubo espionaje. Otro porcentaje idéntico no se pronuncia al respecto.

Según el estudio, el porcentaje de madrileños que apoyarían la continuidad de Aguirre pese a que se demostraran los seguimientos se eleva al 16%, dos puntos por encima de la media registrada en el resto de España. Y el índice de quienes abogan por su dimisión (65%) se queda siete puntos por detrás de la media citada.