Público
Público

La mayoría de hombres acuden al urólogo cuando ya hay un problema

La Hiperplasia Benigna de Próstata afecta hasta a un 50 por ciento de los hombres mayores de 60 años y el cáncer de próstata es el que mayor incidencia tiene entre los varones, suponiendo además el 12 por ciento de todos los cánceres.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mayoría de hombres acuden al urólogo cuando ya hay un problema

El proceso caracterizado por el aumento de tamaño de la glándula prostática se conoce como Hiperplasia Benigna de Próstata (HPB). Se inicia a partir de los 40 años y su incidencia aumenta con el paso de los años, de forma que a los 60 años más de un 50 por ciento de los varones tendrán HBP y a los 85 años hasta un 90 por ciento.

"La HBP da la cara por la presencia de alteraciones en la micción, en forma de dificultad para orinar o frecuencia aumentada. También cuando existe urgencia para orinar con pérdidas ocasionales y, en último extremo, por imposibilidad total", asegura Pedro Sánchez de la Muela-Naverac, jefe del Servicio de Urología del Hospital de Nuestra Señora del Rosario de Madrid. "En estos pacientes, son frecuentes la aparición de infecciones urinarias y ocasionalmente la emisión de sangre en la orina. La mitad de los afectados precisarán algún tipo de tratamiento, siendo el quirúrgico el más eficaz para resolver definitivamente el problema".

Y este "problema" es que la población masculina con frecuencia sigue manteniendo viejos tabúes y no consulta con el urólogo o lo hace tarde. Lo mismo ocurre con el cáncer de próstata. "Debe aumentar la mentalidad de la prevención entre los varones, como hacen las mujeres regularmente con el cáncer de mama”, aclara.

Actualmente, el cáncer de próstata es el tumor maligno más frecuente en el varón. Supone el 12 por ciento de los cánceres de nuevo diagnóstico en España, afectando a unos 83 casos por cada 100.000 habitantes cada año.

"Su diagnóstico se basa en la determinación del antígeno prostático específico en sangre (PSA), una proteína sintetizada por las células glandulares de la próstata", recalca este especialista, añadiendo que "cuando las cifras nos indican una alta probabilidad de tener un cáncer, el diagnóstico definitivo se realiza mediante una biopsia que permite detectar la presencia del tumor y su agresividad".

Avances en el diagnóstico y tratamiento

La resonancia magnética de próstata (RMmp) aporta información muy valiosa. Con ella, es posible detectar y localizar con más precisión los tumores agresivos y diferenciarlos de los tumores indolentes y lesiones benignas. La introducción de la técnica de fusión de las imágenes de una resonancia con una ecografía para la realización de la biopsia prostática supone un importante avance en el diagnóstico del cáncer de próstata. Permite localizar de forma más precisa y eficaz las lesiones potencialmente agresivas y dirigir selectivamente la biopsia a la zona de mayor riesgo.

"Con esta técnica se reduce el número de biopsias innecesarias, se mejora el rendimiento diagnóstico de la misma y se logra conocer el grado de extensión local del tumor", asegura este especialista que avanza que "este tipo de cirugía logra alcanzar la curación del tumor reduciendo drásticamente los efectos secundarios de la intervención; tanto la incontinencia como la disfunción eréctil".

Importancia de la prevención

Para alcanzar los mejores resultados es imprescindible la prevención. "El diagnóstico precoz de la HBP nos permite tratarla con técnicas poco invasivas, mientras que en el cáncer de próstata sólo podemos ofrecer un tratamiento curativo cuando la enfermedad está localizada en la próstata, y para ello es imprescindible el diagnóstico precoz".