Público
Público

McCain disfruta de una luna de miel post-convención

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato republicano a la Presidencia de EE.UU., John McCain, se sitúa hoy en cabeza de varias encuestas gracias al impulso de la reciente convención de su partido que ha servido para revitalizar su carrera hacia la Casa Blanca.

Un sondeo conjunto del diario USA Today y la firma Gallup divulgado hoy coloca a McCain en el primer puesto, con un 50 por ciento del apoyo de los votantes, frente al 46 por ciento del aspirante demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama.

Entre los encuestados hay algunas personas que, a pesar de estar registradas, no saben aún si irán a votar y otras que dicen estar seguros de que participarán en las votaciones del 4 de noviembre. Si se tiene en cuenta solo a estos últimos, la ventaja de McCain sobre Obama se amplía hasta el diez por ciento.

Otra consulta, del centro Zogby, publicada el fin de semana, señala que McCain y su candidata a vicepresidenta Sarah Palin tienen un respaldo del 49,7 por ciento, frente al 45,9 de Barack Obama y su compañero de fórmula Joseph Biden.

Real Clear Politics, un sitio web que realiza una media de los distintos sondeos, confirma hoy la tendencia, al otorgar a McCain un 47,3 por ciento del apoyo popular, frente al 45,2 de Obama.

El repunte del "presidenciable" republicano revierte la desventaja de siete puntos que tenía en una encuesta de Gallup hecha justo antes de la convención republicana que se celebró la semana pasada en Minesota.

Larry Sabato, director del Centro de Política de la Universidad de Virginia, señala este lunes en declaraciones al "USA Today" que "los republicanos tuvieron una convención muy exitosa y, al menos inicialmente, la selección de Palin ha tenido un impacto positivo".

Sabato destaca que McCain está en una posición mucho mejor que la que se imaginaba la gente de su propio partido.

Su ventaja tras las convenciones -la de los demócratas se celebró a finales de agosto en Denver- y el empate que mantenía con Obama en la mayoría de los sondeos en las semanas previas a las reuniones de ambos partidos han causado sorpresa tanto dentro como fuera de las filas republicanas.

Y es que los demócratas partieron con el viento a su favor en este año electoral, ante la impopularidad de la actual administración y una economía que no levanta cabeza.

A eso se suma el carisma de Obama, su capacidad para arrastrar masas y sus dotes como orador, que quedaron patentes durante la Convención Demócrata en Denver.

Esa combinación de factores llevaron al diario financiero "The Wall Street Journal" a calificar recientemente de "admirable" la proeza de McCain.

Sabato alerta, de todos modos, que los repuntes típicos del periodo posterior a las convenciones han servido para pronosticar el resultado de las elecciones sólo la mitad de las veces desde 1960.

"Uno podría tirar una moneda al aire y sería igual de acertado", añadió el experto de Virginia.

Por lo demás, y con la campaña electoral ya a pleno vapor, gran parte de la atención está depositada en Palin, que concederá esta semana a la cadena de televisión ABC su primera entrevista tras ser elegida candidata a la vicepresidencia.

Los demócratas se han mostrado muy moderados a la hora de criticar a la gobernadora de Alaska, una conservadora de armas tomar que se opone radicalmente al aborto.

El gran interrogante ahora es si la senadora demócrata por Nueva York, Hillary Clinton, decidirá atacar las credenciales de Palin para evitar así que algunas de las mujeres que la apoyaron en las primarias decidan dar su voto a Palin.

Clinton, que participará hoy en varios actos electorales a favor de Obama en Florida, se ha mostrado reticente, de momento, a pasar a la ofensiva.

Además de revelar la fuerza del "huracán" Palin, las convenciones también han dejado claro que el mensaje de "cambio" dominará el último tramo de la carrera hacia la Casa Blanca.

Obama convirtió desde el principio ese eslogan en el motor de su campaña, pero los republicanos enarbolan también ahora esa bandera.

"Se avecina el cambio, se avecina el cambio", dijo McCain ante una entusiasta audiencia este fin de semana en Colorado.

Obama ridiculizó las promesas de su rival y repitió que McCain no representa cambio alguno frente al actual inquilino de la Casa Blanca, George W. Bush.