Público
Público

McCain pide que se suspenda el debate del viernes y Obama se niega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato presidencial republicano, John McCain, anunció hoy la cancelación de sus actos de campaña y pidió que se aplace el debate del viernes en Misisipi, una solicitud que no aceptó su rival demócrata, Barack Obama.

El senador por Arizona anunció en una breve comparecencia ante la prensa que cancelaba sus actos electorales a partir de mañana, para participar en las negociaciones sobre el paquete de rescate financiero en el Congreso y solicitó que el acto del viernes se retrasara.

Obama se negó a postergar el cara a cara al apuntar que es más importante que nunca" que los estadounidenses escuchen a los candidatos.

Los legisladores estadounidenses estudian la aprobación de un paquete de 700.000 millones de dólares que se utilizarían para adquirir los activos no líquidos en poder de las instituciones financieras.

En medio del desacuerdo, la Comisión de Debates Presidenciales afirmó que los preparativos siguen adelante y señaló que el mantener el programa de debates beneficia a los votantes.

"Creemos que servirá el interés público el continuar con los debates según lo previsto", señaló la Comisión de Debates Presidenciales en respuesta a la propuesta de McCain.

Los movimientos llegan en un momento en el que Obama aparece por primera vez con una clara ventaja frente a su rival republicano en las encuestas.

Así, un sondeo conjunto del diario The Washington Post y la cadena de televisión ABC muestra que Obama tiene nueve puntos de ventaja (52 por ciento frente al 43 de McCain) entre unos votantes angustiados con la crisis financiera del país.

Con esa situación como telón de fondo, McCain hizo un llamamiento al bipartidismo.

"Ha llegado el momento de que los dos partidos se unan para solucionar este problema", dijo el senador por Arizona.

Indicó que es necesario alcanzar un acuerdo sobre el paquete de rescate antes de que los mercados abran el próximo lunes.

Obama, por su parte, indicó que "es en este momento cuando los estadounidenses necesitan oír a la persona que, dentro de unos 40 días, será responsable de lidiar con este desastre".

"El (futuro) presidente tendrá que ocuparse de más de un asunto al mismo tiempo", indicó el senador por Illinois a la hora de explicar porqué cree que el debate debería de mantenerse en pie.

La crisis económica se ha convertido en aliada de las ambiciones presidenciales de Obama a juzgar por la encuesta divulgada hoy.

La situación económica, que ya aparecía como el asunto prioritario de los electores, reforzó su protagonismo: un 50 por ciento dijo ahora que es el tema que más les preocupa, frente al 37 por ciento de hace dos semanas.

Y la mayoría (un 53 por ciento) afirmó confiar más en Obama que en McCain para lidiar con la peor crisis de los últimos 80 años.

El debate previsto en Misisipi es el primero de tres entre los dos candidatos hasta el 15 de octubre.

El tema del debate del viernes es la política exterior, pero asesores de ambas campañas prevean que la economía salga a relucir si el evento sigue adelante.

"Siempre esperamos que se discutiera sobre comercio exterior y otros asuntos (económicos)", dijo a Efe Doug Holtz-Eakin, principal asesor económico de McCain, quien añadió que, dada la actual situación, es previsible que salgan a relucir preguntas adicionales sobre la crisis financiera, que tiene ya un perfil internacional.

"El senador está preparado para responder todo tipo de preguntas, independientemente del tema oficial del debate y esperamos la oportunidad de hacerlo", insistió Holtz-Eakin en referencia a McCain, quien reconoció durante un momento de la campaña no entender mucho de economía.

Por su parte, Brian Deese, subdirector económico de la campaña de Obama, dijo a Efe que está "totalmente convencido que el asunto que está en estos momentos en la mente de todos los estadounidenses se discutirá el viernes en el debate".