Público
Público

McChrystal, en duda como comandante de EEUU en Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El futuro del máximo general estadounidense en Afganistán pendía de un hilo el martes, después de que fuera citado junto a sus ayudantes por la Casa Blanca para explicar unos polémicos comentarios críticos al Gobierno del presidente Barack Obama y sus asesores.

El general Stanley McChrystal, comandante de la OTAN y Estados Unidos en Afganistán y el arquitecto de la estrategia de Obama sobre la guerra, fue convocado a Washington para explicar "directamente al presidente su enorme falta de juicio", indicó un portavoz del mandatario.

Consultado si Obama estaba evaluando cesar al general, el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs, afirmó a periodistas: "Diría que todas las opciones están sobre la mesa".

McChrystal se disculpó por el artículo, que será publicado el viernes por la revista Rolling Stone.

La nota cita a asesores de McChrystal llamando a un alto cargo del Gobierno "payaso" y a otro "un animal herido". El propio general hizo comentarios ofensivos contra el vicepresidente Joe Biden y el enviado especial de Estados Unidos a Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke.

El Pentágono reprendió a McChrystal por sus comentarios y puso en duda su capacidad para seguir liderando la estrategia del conflicto, que según muchos analistas se halla en un punto muerto frente a los rebeldes talibanes.

El secretario de Defensa, Robert Gates, dijo que el general "cometió un enorme error y tuvo un mal criterio", mientras que el almirante Mike Mullen, presidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, habló con McChrystal a última hora del lunes y "expresó su profunda decepción con el artículo y los comentarios expresados en él", dijo un portavoz.

CAUTELA

Sin embargo, Gates no dio pistas sobre si McChrystal será mantenido en su puesto.

"El general McChrystal se ha disculpado conmigo y se está acercando de forma similar a otros nombrados en este artículo para disculparse con ellos también", dijo en un comunicado.

En el artículo, asesores del general dieron opiniones más mordaces sobre altos cargos del Gobierno de Obama e incluso uno de ellos calificó a Jim Jones, consejero de seguridad nacional, como un "payaso" que estaba "atascado en 1985".

Un asesor cercano a McChrystal dimitió, según fuentes del Gobierno. Altos cargos no descartaron que McChrystal ofrezca su renuncia, pero no tenían claro si Obama la aceptará.

Aún así, otros expresaron un cauteloso optimismo de que el general sobrevivirá en su cargo, ya que las declaraciones, pese a ser vergonzosas, no desafiaban las políticas de Obama.

"Sólo hay una persona que puede responder a esa pregunta: el comandante en jefe", dijo un funcionario de Defensa.

Una fuente del Gobierno dijo que McChrystal recibió órdenes de acudir a la reunión del miércoles sobre Afganistán en la Casa Blanca "para explicar al Pentágono y al comandante en jefe sus citas en el artículo sobre sus colegas".

Por su parte el general dijo en un comunicado entregado el lunes: "Extiendo mi más sincera disculpa por este perfil. Fue un error reflejando un mal juicio y nunca debió suceder".

Apenas hace seis meses, Obama apoyó la petición de McChrystal para el envío de más tropas a Afganistán, agudizando un conflicto impopular mientras los costes y las bajas aumentan.

El artículo de Rolling Stone refleja una división entre el Ejército estadounidense y asesores de Obama, en momentos en que el Pentágono batalla contra las críticas a su estrategia para revocar el curso la guerra afgana.

McChrystal llegó al comando de la OTAN y Estados Unidos en Afganistán en junio de 2009, después que su predecesor David McKiernan fue cesado en lo que muchos expertos interpretaron como una señal de que Washington perdía la paciencia ante las tácticas convencionales que fallaron en sofocar la violencia.

La controversia llega en un momento inoportuno para Obama, quien lidia con un vertido de crudo de BP en el Golfo de México, busca aprobar en el Congreso una reforma a la industria financiera e intenta evitar que los republicanos retomen el control del Parlamento en las elecciones de noviembre.