Público
Público

McDowell se lleva el título para Europa 40 años después

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un europeo, el norirlandés Graeme McDowell, por fin volvió a ganar un Abierto estadounidense, el segundo "Grande" de la temporada, que no alumbraba un triunfo de un golfista del Viejo Continente desde que el inglés Tony Jacklin fuera el mejor en el año 1970.

Cuatro décadas han tenido que transcurrir para romper un maleficio. Irlanda del Norte ya tiene un nuevo héroe, y Europa un golfista con el que presumir al otro lado del Atlántico tras ganar en el torneo más carismático para la gran potencia del golf mundial.

En la batalla final, McDowell, de 30 años y nacido en Portrush, asistió al desastre temprano del norteamericano de 25 años y líder al comienzo, Justin Johnson (hoy 82 golpes), se abstrajo al pulso entre Phil Mickelson y Tiger Woods, e ignoró el acoso sostenido de Ernie Els y, especialmente, del francés Gregory Havret.

McDowell se impuso en Pebble Beach, California, con 284 golpes (par del campo), después de entregar una última tarjeta de 74 para conseguir el primer 'major' de su carrera y el segundo para un jugador norirlandés, tras el conseguido por el finado en 1990 Frederick Daly, quien en 1947 ganó el Open Británico.

El norirlandés, el número 37 del mundo y pentacampeón en Europa, afrontó los últimos dos hoyos con un par de golpes de ventaja sobre Havret, y tres con respecto a Els.

Previamente, Johnson se diluyó en las primeras banderas, incluso perdiendo bola en el hoyo 4; Els se frenó en los hoyos 9 y 10 (+3 en ese tramo), Tiger acumulaba más "bogeys" que aciertos y Mickelson no veía el hoyo en los "greens".

Solamente Havret, inédito también en títulos de 'Grand Slam', puso altas dosis de emoción en el desenlace. El parisino pudo meter presión al líder McDowell en el hoyo 18, pero falló un "putt" de dos metros para "birdie" que hubiera igualado el marcador.

Tras el fallo de Havret, McDowell necesitaba únicamente tablas en ese último par 5 para salir victorioso del Abierto estadounidense. No arriesgó en su segundo golpe, alcanzó "green" con el tercero y dos "putts" le proporcionaron la gloria.

Els concluyó tercero, a dos golpes del campeón, mientras que Tiger y Mickelson firmaron tablas en la cuarta plaza, después de tres días de conjeturas sobre el escalafón mundial y la alteración, por parte del zurdo de San Diego, del orden establecido hace ya un lustro.

En ese sentido, nada cambiará tras este Abierto demoledor, en donde Pebble Beach ha sido el gran triunfador: nadie, ni el campeón, fue capaz de bajar del par en el acumulado.

Sergio García fue el mejor de los españoles, después de ascender veinte puestos en la ronda final gracias a sus 71 golpes (par), para terminar en el vigésimo segundo puesto.