Público
Público

"Me acusaron de reírme de su viril monarca"

La periodista británica Selina Scott recuerda cómo fue la grabación del documental que reflejó en 1992 las dudosas habilidades del rey Juan Carlos para encender su moto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando Selina Scott se plantó ante el rey para entrevistarle para el documental A Year In Spain (Un año en España), Juan Carlos I le dejó claro que abordaría un abanico de temas, excepto cualquier alusión al dictador. 

'De Franco no voy a hablar. Debe usted comprender que heriría demasiadas susceptibilidades y removería demasiados recuerdos de la Guerra Civil', le dijo entonces el monarca español a la periodista británica, que rememora ahora en un reportaje en Vanity Fair la intrahistoria de una entrevista que sería recordada en nuestro país por la escena de la moto.

'Don Juan Carlos subió a la moto y giró la llave para que arrancara. Nada. Lo volvió a intentar. Otra vez sin resultado. Me acerqué y sugerí a Su Majestad que tirara del estárter. De pronto, para su sorpresa, el vehículo arrancó con un rugido y él salió disparado', recuerda Scott, quien subraya que en el Reino Unido 'eso hizo que el soberano resultara más cercano'. En España, sin embargo, se interpretó como un signo de torpeza.

La periodista asegura que las imágenes se incluyeron con la intención de 'añadir un toque de humor', de mostrar su cara humana, 'pero ahí surgió un problema', escribe la autora del documental. 'La prensa española no interpretó ese detalle del mismo modo que los británicos [...]. En España me acusaron de haberme reído de su viril monarca'. 

El reportaje publicado en Vanity Fair también se hace eco de las relaciones sentimentales del príncipe . 'Aproveché la ocasión para hablar con Felipe de su futuro. Y del tipo de chica con el que quería casarse. ¿Debía ser miembro de la realeza? Me respondió de forma concisa: cuando conociera a la persona adecuada se daría cuenta. No le importaba que procediera de una familia real o no. En otras palabras: quería enamorarse'.

Según Scott, cuando regresó a Madrid para enseñarle una primera versión del documental, el rey le dijo que le había gustado. 'El documental, que mostraba una España llena de luz y energía, se retransmitió en la televisión británica durante el invierno y obtuvo una enorme audiencia. Poco después, y a pesar de que en él don Juan Carlos sólo hablaba inglés, en España lo compraron y lo emitieron, y se convirtió en el documental más visto de la historia de la televisión española', asegura la periodista, que lo describe como 'una persona sorprendente, estimulante y encantadora'.