Público
Público

"Me compré un Ibiza y el Madrid me multó"

Gay debuta como técnico del Zaragoza en la casa que lo crió

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ley de la calle empujó a José Aurelio Gay (Madrid, 44 años) a reclamar el lanzamiento de una falta en medio de la jauría de ambiciones y sueños infantiles que eran las pruebas de acceso al Real Madrid. Discutió con todo aquel que quiso arrebatarle su momento de gloria. 'Nací en La Ventilla, un barrio humilde donde la calle te marca y te enseña. No paré hasta que me hice con el balón y me dejaron chutar. Lancé la falta y fue gol. Supongo que aquel detalle de calidad y carácter fue definitivo para que me admitieran', recuerda Gay, hoy entrenador del Zaragoza, que precisamente se estrena esta noche en el cargo ante la que fue su primera casa, en 1978.

Gay ingresó en el legendario Torneo Social del Madrid, una seña de identidad desaparecida con la reestructuración que hizo Ramón Martínez en su primera etapa al frente de la cantera, durante el anterior mandato de Florentino. Una decisión que acabó con un vivero en el que dieron sus primeros pasos Sanchís, Martín Vázquez, Guti o Casillas. Cada equipo tenía el nombre de un jugador del primer equipo: Gay ingresó en el de Vitoria.

Su explosión posterior en el Mundial juvenil de 1985 le catapultó al Castilla, donde recibió una lección que nunca olvidará: 'Me compré un Seat Ibiza, que acababa de salir al mercado, y el Madrid me sancionó. Vino Malbo, que era un poco el padre de todos, y me dijo que cómo podía haberme gastado el dinero en un coche cuando venía de una familia humilde. Al principio me lo tomé mal, pensaba que con mi dinero podía hacer lo que me diera la gana. Pero Malbo tenía razón: mi padre era albañil y estaba en paro. El Madrid me multó con 250.000 pesetas, la mitad de mi sueldo anual'.

Gay hizo luego carrera como futbolista en el Espanyol y el Zaragoza que ganó la Recopa del 95. 'He tenido a los mejores entrenadores españoles, Del Bosque, Víctor Fernández, Lillo, Clemente, Luis. De todos aprendí, pero me quedo con Vicente por su forma de transmitir', repasa.

Gay se encuentra hoy como entrenador debutante del Zaragoza frente al club que le vio crecer como jugador. Hasta hace una semana era el técnico del filial maño: 'A los chavales del B traté de inculcarles lo que aprendí en el Madrid, valores que me marcaron. Es importante transmitirles que esto es muy largo, pero que tienen que ser honrados. Pero ya no puedes quitarles el sueldo, como a mí, porque te viene el representante, la familia...'.

Gay llega valiente al Bernabéu: 'Para seguir en el banquillo, más que del resultado, dependo de la imagen que demos. Trataremos de minimizar riesgos, pero sin renunciar a hacerles daño desde el buen balón. Eso es innegociable. Mi primera misión es reactivar el ánimo de los jugadores, fútbol tienen. Trataremos de salir de abajo respetando el balón, que el partido no sea unidireccional, pero no es fácil. Si después deciden que no siga, bajaré al filial sin problema'.