Público
Público

"Me quedan 13 días para entrar en prisión y espero que alguien me ayude"

Con dos hijas y sin trabajo, usó una tarjeta de crédito que se encontró en la calle para comprar comida y pañales. PSOE, IU y más de 120.000 firmantes han pedido su indulto

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Emilia Soria (ver su historia aquí) ha conseguido que su caso llegue al Congreso de los Diputados. Ahora sólo espero que todo el apoyo recibido y el eco que está teniendo en los medios de comunicación hagan reflexionar al Gobierno y le otorguen el indulto. A menos de dos semanas de entrar en prisión, está 'desesperada'.

Cuando tenía 22 años, el 24 de mayo de 2007, paseaba por una calle de su pueblo, Requena, en la provincia de Valencia, y se encontró una cartera tirada en el suelo en la que había una tarjeta de crédito y un DNI. Fue a un supermercado y se gastó 193 euros en comida y pañales para sus dos hijas. Al segundo intento ese mismo día la descubrieron. Casi seis años después y con una vida ya rehecha, tiene que saldar la cuenta con la justicia e ingresar en prisión.

A pocos días de perder la libertad y pasar a ver el mundo entre rejas decidió pedir el indulto e intentar llevar su caso ante la opinión pública. Rápidamente ha conseguido una avalancha de solidaridad. La plataforma web Change.org lanzó una campaña de firmas para pedir su indulto. El martes tenían 5.000 firmas y hoy, jueves, ya van por cerca de 115.000. El PSOE, Izquierda Unida y el expresidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla han pedido también su libertad.

Ahora, Emilia Soria cuenta su historia a Público.

Vayamos a ese 24 de mayo de 2007. ¿Cómo era su vida entonces?

Yo vivía con mi expareja y mis dos hijas. No tenía trabajo ni dinero, era una situación desesperada. Mi preocupación todo el día era tener suficiente para dar de comer y educar a mis niñas.

¿Qué piensas cuándo te encuentras la cartera?

Iba caminando por la calle y lo primero que hago cuando la encuentro es ver si tenía dinero, pero no había. Entonces cogí la tarjeta y el DNI y fui al supermercado. Hice la primera compra de ropa y pañales y cuando volví ya me pillaron.

Cuándo se dan cuenta en el supermercado de que la tarjeta no es suya, ¿qué pasa?

La cajera se dio cuenta de que mi cara no coincidía con la de la foto del DNI y llamó al director del supermercado. Fue este director el que llamó a la policía.

¿Cómo es todo el proceso hasta que va a juicio?

'No sé qué ha pasado por ahí pero ahora no reconocen los trabajos a la comunidad' Vienen a mi casa a hablar conmigo y me dicen que tengo que ir a la Guardia Civil. Voy al cuartel y me toman declaración, admito que sí lo he hecho, pero que lo he hecho por necesidad. Desde ese momento hasta cinco años después no vuelvo a tener noticia.

A los cinco años me llaman, me mandan una notificación avisándome de que tengo que ir a juicio. Allí mi abogado de oficio me dice que finalmente no se va a celebrar, que me habían echado dos años y cuatro meses y que íbamos a sustituir seis meses de ese tiempo por trabajos en beneficio de la comunidad para no tener que entrar en prisión.

Además me pusieron una multa de 900 euros y la estoy pagando, 100 euros al mes.

Y los trabajos a la comunidad...

Yo hice cuatro meses de trabajos a la comunidad, aún me quedan dos. Y yo no sé lo que ha pasado por ahí pero ahora no los reconocen y me quieren meter presa. Entonces empezamos a poner recurso tras recurso y todos me los deniegan.

Hasta hace seis meses, que ya no podía más, y tuve que cogerme a un abogado de pago y pedir el indulto. Lo pedí hace seis meses y aún no me han contestado.

Ahora me quedan 13 días para entrar en prisión.

¿En qué situación está ahora?

Me he vuelto casar, estoy muy bien con mi marido y he tenido otra niña más, ya tengo tres. Llevo una vida normal, con alguna dificultad, pero como de la cualquier otra persona hoy.

Y ahora estás recibiendo mucho apoyo.

'Me está ayudando todo el pueblo, muchas personas se están volcando conmigo' Me está ayudando todo el pueblo, muchas personas se están volcando conmigo. También se ha implicado mucho toda mi familia, todos los programas de televisión y de radio y los periódicos. Me están apoyando mucho, me ha sorprendido.

He ido a todos los platós de televisión que me han invitado. Si me llaman yo voy para intentar que alguien me escuche y me ayude.

¿Qué es lo que más le asusta de entrar a la cárcel?

Lo que más me asusta es dejar a mis hijas solas, que no estén con su madre.

¿Y qué piensa cuando ves que el Gobierno ha indultado a empresarios y políticos condenados por casos de corrupción?

Me parece una auténtica vergüenza. No les costaría nada darme el indulto y ahorrarnos todo este sufrimiento que estamos pasando. Porque no es que lo pase yo, lo peor de todo es que lo pasen mis hijas, mi familia, mis amigos... Estamos desesperados.

¿Habéis tenido alguna noticia del Gobierno?

No sabemos nada. Yo tengo esperanza que finalmente se den cuenta de todo lo que está pasando, que no agachen la cabeza, y que me ayuden.

Me han dicho que puedo elegir la prisión a la que ir. Si finalmente tengo que ingresar iré a Cuenca, dentro de 13 días.

¿Lo volverías a hacer si tus hijas tuvieran hambre?

Yo me arrepiento de haberlo hecho y nunca más lo volvería a hacer. Pero en ese momento no lo pensé. No tenía dinero, sólo pensaba en mis hijas y no tuve en cuenta las consecuencias.