Público
Público

Me ha tocado, ¿y ahora qué?

Los pasos que hay que dar para cobrar los décimos premiados, desde el reintegro al GordoEspecial Lotería de Navidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 Colas ante la administración de Doña Manolita, en Madrid. EFE

Todo el mundo sueña que algún día todos esos euros gastados en décimos de lotería nos sean recompensados con un cuantioso premio. Sin embargo, pocos se plantean qué pasos hay que dar desde que se se escuha cantar el número premiado hasta que se abona el premio.

El proceso de cobro de los décimos depende absolutamente de la cantidad que se haya ganado. No es lo mismo cobrar el gordo que si sólo se tienen las centenas, decenas o últimas cifras iguales a los grandes premios. Si se ganan menos de 3.000 euros, cualquier administración de lotería abona el premio. Pero con las grandes cifras la cosa cambia, y mucho.

Cuando se ganan varios millones, ese dinero únicamente lo podrá pagar el responsable de la administración donde se expendió el décimo, lo cual puede suponer un problema si el boleto ha sido expedido en otra ciudad o incluso, en otra comunidad en la que vive el afortunado, ya que sólo podrá tramitar el cobro en el sitio donde fue despachado.

De todas formas, existen soluciones más cercanas para aquellos a los que no les apetezca moverse. Los bancos suelen ofrecerse para realizar los trámites y normalmente no suelen cobrarle por ello. Es bastante sencillo.

Aunque mucha gente no lo sabe, los décimos son considerados dinero, y como tal, pueden ser ingresados en un banco. Allí el ganador debe rellenar un documento de cesión con el número premiado. Es la propia entidad la que lleve a cabo las gestiones de cobro con la administración correspondiente, previa confirmación de que el décimo es válido.

Una vez que todas las operaciones finalicen,  comunican al afortunado cuándo van a abonarle el pago, que no suele tardar más de 10 o 15 días. El cliente puede incluso pedir un anticipo que la entidad concederá sin demasiados problemas: hay mucho dinero en juego como para dejarlo escapar.