Público
Público

Mediadores y líderes kenianos intentan acelerar el diálogo gobierno-oposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El grupo de mediadores en la crisis keniana y las figuras políticas más importantes de Kenia comenzaron esta mañana una reunión en la que intentan acelerar el diálogo entre el Gobierno y la oposición, informaron fuentes oficiales.

En la reunión, que comenzó a las 10.00 hora local (07.00 GMT) y se desarrolla en dependencias de la oficina presidencial (Harambee House), participan el presidente keniano, Mwai Kibaki, y el líder de la oposición, Raila Odinga.

También forman parte del grupo y en calidad de mediadores el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, el ex presidente tanzano Benjamin Mkapa y el presidente de turno de la Unión Africana y actual gobernante de Tanzania, Jakaya Kikwete.

Este último llegó a esta capital el pasado martes con el fin de sumarse a los esfuerzos de mediación. La gestión mediadora que dirige Annan comenzó con las gestiones de la Unión Africana para cerrar la crisis keniana.

Es la tercera ocasión durante esta semana que Annan se reúne con Kibaki y Odinga.

La reunión de ayer derivó en el anuncio de la oposición de que suspendería las manifestaciones que estaban previstas para hoy y que tenían como objetivo presionar para conseguir una serie de reformas constitucionales.

El diálogo entre el Gobierno y la oposición comenzó el pasado 31 de enero, pero las conversaciones fueron suspendidas el pasado martes por Annan al no conseguir que las dos partes avanzaran en un esquema para compartir el poder.

Annan se reunió el lunes por separado con Odinga y Kibaki, hizo lo mismo ayer y de nuevo hoy se entrevistó con los dos, esta vez en una misma mesa, contando con la presencia de Kikwete y de Mkapa.

Kibaki y Odinga no compartían una misma mesa desde que se reunieron con Annan, el 24 de enero pasado. Esa fue también la primera ocasión en la que los dos líderes kenianos se vieron las caras desde que estallara la crisis keniana.

El conflicto político se desató a raíz de las elecciones del 27 de diciembre pasado. Kibaki fue declarado vencedor pero la oposición denunció los resultados como fraudulentos y se negó a reconocer a Kibaki como jefe de Estado.