Público
Público

La médica Hilda Molina y varios disidentes cubanos se resignan a no entrevistarse con Cristina Fernández

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La médica cubana Hilda Molina y varios opositores cubanos que habían solicitado entrevistarse con la presidenta argentina, Cristina Fernández, descartaron hoy la posibilidad de que esas reuniones se produzcan durante la actual visita de la gobernante a La habana.

Molina, de 67 años, declaró a Efe que no ha recibido ninguna respuesta a la carta que envió para pedir una conversación de "dos minutos" con la gobernante y reconoció que no tiene esperanza de reunirse con ella, ni de que su caso se vaya a resolver, por lo "renuente" que se ha mostrado el Gobierno cubano.

"Tal vez esté actuando con prudencia y piense como política (...). No quiero pensar que no le interesa el tema. Son los primeros Gobiernos (el de ella y el de su esposo, Néstor Kirchner) que se ocupan de este caso", dijo a Efe la neuróloga, que desde 1994 espera la autorización del Ejecutivo de la isla para reunirse con su familia en Argentina.

Molina indicó que ella había pedido solo "dos minutos" con Fernández durante su visita a Cuba, que comenzó ayer, aunque subrayó que el objetivo fundamental de la misiva fue que intercediera ante el presidente cubano, el general Raúl Castro, para que le permita ver a sus nietos.

"Yo aclaré siempre que el día 16 de diciembre envíe una carta a la embajada donde esencialmente le pedía que en sus conversaciones con Raúl o Fidel (Castro) les pidiera por mis nietos argentinos, que me permitieran ir y venir, visitarlos cada cierto tiempo", dijo.

"Al final de la carta, lo que le pido es que si tiene un tiempo y lo considera oportuno, me permitiera en un segundo hablarle de mis nietos, pero nunca pedí una audiencia ni tuve interés en eso", aclaró.

Por otra parte, opinó que el hecho de que Fernández converse sobre su caso con el presidente cubano no es razón para "enturbiar" las relaciones de los dos países.

"Si ella, como madre, dama que es, le habla así a Raúl Castro, de esos dos niñitos que tienen a la abuela viva y no muerta, tal vez el general Castro no me deje salir, pero por lo menos molestarse con el Gobierno argentino yo no creo que suceda", señaló.

A su vez, varios disidentes cubanos que habían solicitado reunirse con Fernández también descartaron hoy esa posibilidad.

"Me parece una cosa que no tiene mucho sentido. Una persona que se ha pronunciado en Argentina contra demandas del totalitarismo y abusos de allí, aquí llega, conoce que las cárceles están llenas y que hay personas que también son perseguidas por defender sus ideas, y no los recibe, no los atiende", lamentó en declaraciones a Efe Oscar Espinosa Chepe.

"Me parece que no es una posición positiva de la presidenta" y constituye "un hecho lamentable", agregó Espinosa Chepe, uno de los 75 opositores condenados en la primavera de 2003 a penas de hasta 28 años de cárcel aunque en estos momentos cuenta con licencia extrapenal por motivos de salud.

Por su parte, Martha Beatriz Roque, de la plataforma opositora Agenda para la Transición, dio por sentado que la presidenta no va a atener "para nada" la solicitud que hizo esa organización de entrevistarse con ella.