Público
Público

El uso de la medicina alternativa es frecuente en Estados Unidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Megan Rauscher

Una encuesta nacionalrealizada en Estados Unidos reveló que el 38 por ciento de losadultos y casi el 12 por ciento de los niños usan alguna formade medicina complementaria o alternativa.

Entre los más destacados se encuentran los suplementos enbase a hierbas, la meditación, la acupuntura y otros "remedios"o enfoques preventivos que generalmente no se consideran dentrode la medicina tradicional.

Los resultados del Sondeo de Salud Nacional del 2007confirman que esas terapias "frecuentemente integran lostratamientos de los estadounidenses y refuerzan la necesidad deinvestigaciones rigurosas para estudiar su seguridad yefectividad", dijo la doctora Josephine P. Briggs, directoradel Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria(NCCAM).

La experta promueve que los estadounidenses "hablenabiertamente con el médico u otro profesional de la salud"sobre el uso de estas terapias, para asegurarse de recibir untratamiento seguro y coordinado.

Los resultados de la encuesta surgen de más de 23.300entrevistas con adultos estadounidenses y de 9.500 entrevistascon adultos en nombre de los niños de la casa.

Las terapias complementarias y alternativas más utilizadaspor los adultos en Estados Unidos son los "productosnaturales", como las medicinas en base a hierbas, y lossuplementos dietarios, como la glucosamina-condroitina, elaceite de pescado y el ginseng, "que usan más de 40 millones deadultos", dijo el doctor Richard L. Nanni, de NCCAM.

A los productos naturales le siguen los ejercicios derespiración profunda (con el 12,7 por ciento), la meditación(9,4 por ciento), la manipulación quiropráctica u osteopática(8,6 por ciento), los masajes (8,3 por ciento) y el yoga (6,1por ciento).

Los adultos usan las terapias alternativas ycomplementarias principalmente para tratar enfermedadescrónicas dolorosas, como el dolor de espalda, de cuello y delas articulaciones o la rigidez articular y otros problemasmusculoesqueléticos.

Las mujeres y las personas de entre 30 y 69 años son máspropensas a comenzar a usar esas terapias.

"Parecería que existe un patrón en 'U' invertida en losgrupos de menor y mayor edad, que en general usan menos lasterapias complementarias y alternativas que la población deentre 40 y 60 años", explicó Nanni.

"Pero cuando se comparan esos datos con los del 2002, elaumento más significativo en el uso de las terapias se registróen los tres grupos de mayor edad, que son los de 60 a más de 85años", agregó el autor.

Los estadounidenses nativos son los principales usuarios deterapias alternativas y complementarias (un 50 por ciento),seguidos de los blancos, los asiáticos, los afroamericanos ylos hispanos.

El 12 por ciento de los niños estadounidenses, o uno decada nueve, usa estas terapias. Los chicos son cinco veces máspropensos a emplearlas si lo hacen los padres u otrosfamiliares.

La principal aplicación infantil de las terapiasalternativas y complementarias es el dolor de espalda, cuello ocabeza, o los resfriados, la ansiedad, el estrés, otrosproblemas musculoesqueléticos y el trastorno por déficit deatención con hiperactividad (TDA/TDAH).

En general, los niños usaban los mismos tipos de terapiasque los adultos.