Público
Público

El médico de Jackson se declarará no culpable de la muerte del "rey del pop"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El médico de Michael Jackson, Conrad Murray, tiene previsto declararse no culpable si se confirman los cargos en su contra por la muerte del "rey del pop", cuando la fiscalía de Los Ángeles presente hoy el caso ante los tribunales, informó la web TMZ.

Murray podría ser acusado por las autoridades de homicidio involuntario por suministrar a Jackson los fármacos que la autopsia demostró que acabaron con su vida el pasado 25 de junio.

La prensa estadounidense adelantó que el que fuera doctor personal del cantante durante los últimos años se personará de forma voluntaria en los juzgados próximos al aeropuerto internacional de Los Ángeles media hora antes de que la fiscalía entregue al juez el informe de su investigación con los posibles cargos en su contra.

Se estima que la Corte fijará una fianza de 25.000 dólares que será depositada al momento por Murray, quien después abandonará Los Ángeles rumbo a Las Vegas, Nevada, o Houston, Texas.

Decenas de periodistas se apostaron ante la entrada de los juzgados para seguir el previsible proceso en contra de Murray, quien podría enfrentarse hasta una pena de cárcel de 4 años.

Las autoridades reforzaron las medidas de seguridad en la zona para evitar aglomeraciones y ante el temor de que pudiera peligrar la integridad física del médico debido a la creencia entre los fans del artista de que mató a Michael Jackson.

Conrad Murray ha sido considerado ante la opinión pública el principal responsable de la repentina muerte del artista, aunque tras meses de investigación la fiscalía no ha presentado aún cargos en su contra.

Michael Jackson falleció súbitamente por una "intoxicación aguda" de fármacos y sedantes, según el informe forense, que señaló al propofol como desencadenante del suceso.

En los interrogatorios posteriores, Murray argumentó que Jackson había pedido una serie de medicamentos, entre ellos el potente calmante de uso hospitalario propofol, para conciliar el sueño y que los tomaba de forma habitual.

El doctor aseguró que cuando se percató de la situación intentó reanimar al artista y después dio la orden de llamar a los servicios de emergencia de Los Ángeles, que trasladaron a Jackson hasta un hospital de la ciudad donde se certificó su muerte poco después.